Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

Escucha Ñn Radio On Line

lunes, 17 de agosto de 2009

HACE 140 AÑOS ATRÁS.

Oswaldo Jaguá.
Historia 3º

“Si hemos vencido  fue por que hasta los niños paraguayos hemos matado”, entre otras más ”
“José Faustino Sarmiento Presidente Argentino 1868-1874”
Entremos otra vez al túnel del tiempo  anticipando a los bomobos, platillos, piñatas y combos promovidos por la cultura del consumo para festejar el día del niño en Paraguay, para hacer  un análisis de esta fecha tan importante.

El 8 de diciembre de 1868, durante la Guerra de la Triple Alianza, el Mariscal López decretó el traslado de la Capital de la República al pueblo de Piribebuy. El ejército brasilero, dirigido por el Conde D'Eu, a medida que iba ganando batallas iba avanzando por el territorio paraguayo. Superiores en armas y en número de combatientes arrasaban con todo a su paso.

El 4 de agosto de 1869 llegaron a Sapucai, luego a Valenzuela, llegando el 10 de agosto a Piribebuy. La situación del ejército paraguayo era paupérrima, cansados, practicamente sin armas y en condiciones infrahumanas, seguían resistiendo los ataques del enemigo. La situación llegó a un punto tal, que en Paraguay se podía afirmar que ya no quedaban soldados para seguir luchando.

El pueblo fue cercado e intimada la rendición al comandante Pedro Pablo Caballero, quien contestó textualmente: “Estoy aquí para pelear y si es necesario morir, pero no para rendirme”. No ha de existir pueblo que haya sufrido tanto como el de Piribebuy durante la Guerra contra la Triple Alianza: degüellos, violaciones, matanzas increíbles, humillaciones y demás.

El 12 de agosto de 1869 en la plaza principal, donde se encuentra la iglesia, ocurrió la sangrienta batalla de Piribebuy, en donde soldados paraguayos armados más de valor que con armas reales, se encargaron de retrasar el avance del ejército aliado.
Fue una batalla desesperante la de Piribebuy, en donde los cañones fueron cargados con piedras, vidrios y arena porque no había balas; las mujeres combatían junto a los hombres y si no tenían armas, tiraban tierra a los ojos de los invasores.

Días después, el 16 de agosto, se produce la heroíca batalla de Acosta Ñu, donde a falta de soldados, los niños fueron disfrazados con barbas postizas para que el enemigo los tomé por adultos y les presente combate; “Seis horas resistieron las cargas de la pesada caballería brasilera, que vengando el engaño acabaría incendiando el campo de batalla con sus oponentes infantiles”. Según cuenta el historiador argentino José María Rosa en su libro "La Guerra del Paraguay y las Montoneras argentinas".

Dijo Juan José Chiavenatto en su libro: “Los niños de seis a ocho años, en el fragor de la batalla, despavoridos, se agarraban a las piernas de los soldados brasileros, llorando para que no los matasen. Pero eran degollados en el acto”. “Después de la insólita batalla de Acosta Ñu, cuando estaba terminada, al caer la tarde, las madres de los niños paraguayos salían de la selva para rescatar los cadáveres de sus hijos y socorrer a los pocos sobrevivientes, el Conde D´Eu mandó incendiar la maleza, matando quemados a los niños y sus madres.” Su orden era matar "hasta el feto del vientre de la mujer".

El Hospital de Piribebuy fue incendiado luego de que se cerraran todas las puertas y ventanas con 600 heridos, médicos y enfermeras dentro. El Archivo Nacional de la República fue sacado a la calle y con los documentos históricos se hicieron fogatas. La sangre corría por las calles como agua de lluvia, cuando se degolló a 900 prisioneros.

La Batalla de Acosta Ñu fue algo que en las batallas bélicas del mundo no tiene comparación, no existen antecedentes de otros ejércitos integrados completamente por niños.

En la batalla de Acosta Ñu, aproximadamente 3.000 niños paraguayos enfrentaron a 20.000 soldados del ejército brasilero, lo que se conmemora como un acto de heroísmo sin igual. Por la masacre producida, hasta la actualidad en Paraguay se recuerda la "batalla" de Acosta Ñu como un episodio de gloria.
Para los compañeros historiadores de la FAFI y otras Universidades que leen este blog; se acerca la fecha,  todos los años los medios masivos de comunicación hacen eco de festejos, pancartas y publicidad para vender juguetes, combos tipo Mc Donalds o cualquier otra etiqueta omitiendo el real contenido histórico, es un día de luto para el país, y no de festejos como nos profesa la sociedad de consumo, les dejo con la Reflexión de Rubén Luces León.
 16 de Agosto es el día del niño. Jamás podría considerarlo una fiesta.
No podría faltársele al respeto, ... a esos gigantes héroes de cuerpecitos diminutos muertos en Acosta Ñu, ... ¡no tenemos nada que festejar en este día de recuerdos!. ... Debemos guardar, para otra oportunidad, ... con disimulo, el gozo intimo de tener a nuestros hijos vivos. Sin hacer ostentaciones.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

A REVISAR LA PARTE DONDE DICE QUE LOS NI�OS ESTABAN CON BARBAS POSTIZAS, MUCHOS HISTORIADORES MANIPULAN LA VERSION PARA DECIR QUE LOS NI�OS FUERON ARREADOS POR EL MARISCAL A ESA BATALLA.

ANTI CONDE dijo...

Y esta era la "civilización" que nos prometieron y la guerra era contra el "tirano" López, fueron burdas campañas políticas de la épocas, que escondía el verdadero objetivo de la guerra, que era aniquilar a una República, que estaba desarrollandose de forma independiente, SIN EL CAPITAL iNGLES NI DE NADIE. Y el cuento de ela barba es un invento argentino, gua-uko no sabían que estaban peleando con niños!!. Fueron 3 cargas de 20 mil soldados aliados, los que resistieron, pelearon como niños y cuerpo a cuerpo!, y fue la caballería imperial del Conde D'eu (Principe de Orleans y yerno del Emperador Pedro II), la que concretó la masacre. Esclavos y esclavócratas que mataban niños y mujeres en nombre de la "libertad", y el colmo de que quieren luego responsabilizarlo a López por estos horrores contra la "humanidad". NUNCA MÁS DEBEMOS ACEPTAR LA FALSIFICACIÓN DE NUESTRA HISTORIA!

Anónimo dijo...

¡Viva el Paraguay! ¡Viva el glorioso Mariscal López! ¡Viva los mártires de Acosta Ñu! ¡Abajo los sinverguenzas y vendepatrias!

Anónimo dijo...

Hasta hace poco nos decían que Solano López no manejaba la diplomasia, sin embargo fue él, el que logró la unidad Argentina en 1856, cuando luego de varias negociaciones y empeño, logró el fin de la guerra civil en el hermano pais, y fue recibido con honores en Bs. As., asi también los tratados de cooperación, desarrollo y defensa con Uruguay en donde Paraguay ya tenía puertos, también fue Plenipotenciario en Europa por más de una año, llegando comunicarse (via cartas diplomaticas) hasta con los zares de Rusia, los Rusos en el año 2008,devolvieron esas cartas como señal de amistad y respeto hitórico a nuestro pueblo. Lastimosamente la história se sigue enfocando segun el dominio cultural de los vencedores, y no somos investigadores. Adelante, compas de la carrera de Historia!

Anónimo dijo...

La unidad Americana (el equilibreio de las naciones era su clara polÍtica), cosa no aceptada por las potencias de la época, que seguían explotando comos sus colonias en la región.

OJO QUE TODO LO VE dijo...

Es importante no olvidar que el barco en el que viajaba López fue bombardeado por los Barcos Ingleses. Dichos barcos estaban en aguas internacionales esperando que siga el conflicto entre las provincias Argentinas y sacar una mejor tajada en el problema.
De aqui sale el odio contra el Mariscal y la destruccion del Paraguay de parte de los Ingleses..., la unica diferencia es que encontraron los TITERES a quienes utilizar y el CHIVO expiatorio para alcanzar su cometido.

Pedro E. dijo...

A los ingleses, siempre Paraguay les tuvo a rayas, recordemos que en 1810, el desenbarco ingles en Buenos Aires, fue impedido con la presencia de tropas paraguayas que refororzaban de defensa del Plata. Despues los británicos se posicionaron en el sur (Las Malvinas) hasta hoy. También poca difundida la historia del guireño Cnel. José Felix Bogado quien formaba parto del laureado ejercito de los 60 granaderos(la mayoría paraguayos), que acompañó a San Martím desde Corrientes hasta Lima, para encontrarse con Simón Bolibar (1825), en la campaña libertaria para de América. Fueron carismáticos soldados de habla guaraní que se ganaron el cariño de los aborigenes del altiplano por el vinculi linguistico conocido, también San Martin era hijo de una paraguaya mestiza, de la antigua ciudad jesuitica de Yapeyú (Corrientes)y hablaba perfectamente el guaraní, idioma que la maría de los pueblos originarios, si no hablabam al menos les era familiar y era frecuentemente utilizado como lengua itercultural.
El autoestima particular y colectiva de los pueblos parten de la historia, por eso muchas cosas nos han vedado, incluso falsificadas y rechazada para la enseñanza por poderes opuestos a los intereses de nuestro pueblo.

Pedro E. dijo...

A los ingleses, siempre Paraguay les tuvo a rayas, recordemos que en 1810, el desenbarco ingles en Buenos Aires, fue impedido con la presencia de tropas paraguayas que refororzaban de defensa del Plata. Despues los británicos se posicionaron en el sur (Las Malvinas) hasta hoy. También poca difundida la historia del guireño Cnel. José Felix Bogado quien formaba parto del laureado ejercito de los 60 granaderos(la mayoría paraguayos), que acompañó a San Martím desde Corrientes hasta Lima, para encontrarse con Simón Bolibar (1825), en la campaña libertaria para de América. Fueron carismáticos soldados de habla guaraní que se ganaron el cariño de los aborigenes del altiplano por el vinculi linguistico conocido, también San Martin era hijo de una paraguaya mestiza, de la antigua ciudad jesuitica de Yapeyú (Corrientes)y hablaba perfectamente el guaraní, idioma que la maría de los pueblos originarios, si no hablabam al menos les era familiar y era frecuentemente utilizado como lengua itercultural.
El autoestima particular y colectiva de los pueblos parten de la historia, por eso muchas cosas nos han vedado, incluso falsificadas y rechazada para la enseñanza por poderes opuestos a los intereses de nuestro pueblo.

Anónimo dijo...

Aclaración: debe decir la mayoría de los pueblos originarios

Sofía Masi dijo...

Me encanto el artículo! Me alegro que existan compañeros de la Facultad preocupados por rescatar nuestra historia, rescatando historia hacemos Patria compañeros!!

Desde la Universidad debemos generar los espacios para recuperar nuestra historia cada vez más olvidada!