Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

Escucha Ñn Radio On Line

miércoles, 11 de noviembre de 2009

DIARIO POPULAR


(Colaboración de Ricardo Steimberg)

El DIARIO POPULAR ha emprendido una campaña en contra de la inteligencia y del pueblo  paraguayo. Si Ud. Está de acuerdo, difunda este correo entre sus contactos y NO compre NUNCA más este diario.

“Me causa gran indignación y al mismo tiempo profunda tristeza presenciar la decadencia de la sociedad paraguaya que "sin darse cuenta" paulatinamente va perdiendo sus valores, virtudes, ética, decencia y capacidad de asombro. Esto como resultado de la campaña de “idiotizacion” del pueblo paraguayo, que viene siendo conducida  desde hace ya más de una década por el Diario Popular y cuyos frutos están a la vista de todos en cada rincón de nuestro país.
Esta campaña de “idiotización” y embrutecimiento es emprendida
principalmente por el DIARIO POPULAR, secundado muy de cerca por el DIARIO CRONICA, los cuales con tal de llegar a su cometido, que es el enriquecimiento sin importar los medios ni las  consecuencias son capaces, contra toda ética periodística, de manipular y hasta inventar "noticias" a la medida del morbo que han despertado en sus lectores. El daño es completo: va desde el perverso y sucio contenido hasta el burdo, tosco, y soez lenguaje empleado. 

Como ejemplo nada más, el lunes pasado (2/XI/09) fue nada menos que "Noticia de Tapa" de Popular: "Pendeja festeja sus 18 años haciendo sexo oral a 18 tipos". Este tipo de perversidad, y aún peores, deben ocurrir todos los días en todo el mundo, pero esto no es, no debe ser, no puede ser noticia periodística para una tapa, a no ser que el editor también sea un pervertido.
Prensa amarilla existe en todo el mundo, pero en ningún lugar está tan masificada (en términos proporcionales a la población) y causa tanto daño como en el Paraguay. Este diario está en casi todos los hogares paraguayos, diseminando su veneno en cada familia, al alcance de un niño o niña inocente que en su inocencia se pregunta (como en el caso del titular del lunes pasado) ¿qué es sexo oral?, ¿cómo se hace eso?, ¿quién lo hace?
Luego llevará estas cuestiones a su círculo de amigos en las escuelas, y ahí se esparcen los comentarios y comienzan las
fantasías, con su lógico y esperable fruto: más perversión, esta vez ya con nuevos adeptos.  Hoy en día, es imposible escapar de este veneno y no contaminarse, porque no basta con no comprar este mugroso diario, puesto que está en la TV y en las radios a
través de la "lectura de las tapas" de los "principales" diarios, a la hora de los noticiarios.

El lunes, desayunando con mis hijas (una de 15 y otra de 7 años) se me atoró la galleta en la garganta cuando don Oscar Acosta
leyó, con total naturalidad, lo del sexo oral a 18 tipos. Qué triste me pone ver a mis hijas crecer en este Paraguay podrido. Este no puede
ser el país que yo soñé para ellas.

Don Oscar, yo no estoy con esto cuestionando su moralidad personal; bien sé que usted sólo lo lee. Lo que sí critico es que se
les dé espacio a estas páginas llenas de basura en los medios masivos familiares, como la televisión y la radiodifusión.

Sres. conductores de noticiarios, por favor: NO COLABOREN MAS CON ESTA CAMPAÑA DE IDIOTIZACION DEL PUEBLO PARAGUAYO. Descarten, extirpen estos mugrosos diarios  amarillistas de su lista, por el bien de nuestro país y por el futuro de sus hijos.
En lugar de leer esos diarios, les sugiero fomenten las cosas buenas de nuestro país, que las hay; las hazañas de nuestros héroes  verdaderos y no inventados como en otros países, den ejemplos de hombres honestos y decentes que nacieron en, o al menos pasaron por este país dejando tras de sí buenas obras, o que
viven hoy y pelean honestamente el día a día. 

Fomenten el patriotismo, la honestidad, el trabajo y la DECENCIA. Hay muchísimo material para esto. Sean serios y concientes de la responsabilidad que tienen y luego tomen la decisión que les parezca correcta.
Atentamente Miguel A. Rodríguez

No hay comentarios: