Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

Escucha Ñn Radio On Line

PROGRAMAS DE RADIO

jueves, 17 de diciembre de 2009

Lo bueno de “ABC miente”

http://archivo.abc.com.py/blogs/post/1043/lo-bueno-de-abc-miente 

Posteado por Gladys Benítez Prieto el 11/12/2009

“ABC miente”, propuesta que a habrá molestado a los fanáticos defensores de este medio y que probablemente agradó a grupos políticos siempre cuestionados. Mi intención no es hablar de ninguno de los dos bandos, sino aprovechar para hacer mención al reducido grupo crítico que forma parte del público y, sobre todo, de la necesidad de hacer un análisis sobre el periodismo paraguayo.
Dejaremos de lado que los impulsores de la campaña metieron a todos los periodistas en la misma bolsa (craso error). Obviaremos que quienes la iniciaron presumiblemente son políticos, no me consta pero el tipo de organización (pintatas, remeras, difusión, etc.) lo hace suponer. Eso es lo que menos interesa.

Lo que sí me consta es que hay personas que se sumaron, amigos y conocidos de la universidad y otros sectores de la ciudadanía pensante (aunque se supone que todo ser humano piensa, eso no siempre se nota), con el afán de lograr una mejor calidad periodística en el país. Ahora bien, la duda es ¿basta una compaña contra un medio? Qué opinan ustedes.

Hay que admitir dos realidades. Primero, que la libertad de prensa absoluta no existe ni acá ni en china, es utopía cuando los dueños de los medios tienen intereses económicos qué defender. Segundo, en el mundo periodístico del Paraguay hay muchos tipos de periodistas; en los canales, en las radios, en los diarios. Están los lamebotas, los sensacionalistas, los anti éticos, los vendidos, los mediocres y todos sus antónimos; es decir, los excelentes periodistas, esos que son el ejemplo para los que están empezando y hasta para los antiguos que no les llegan a sus talones.

Pero déjenme decirles a ese público crítico que se sumó a “ABC miente” que la campaña es muy pobre, además de cobarde por no dar la cara y hacer una abierta crítica. Lo positivo es, hay que aceptarlo, que motivó a una pequeña parte de la ciudadanía a movilizarse aunque sea de forma mínima. Lamentablemente, no plantea acciones concretas y soluciones de fondo para mejorar el periodismo ejercido en todos los medios del país. Porque hay que reconocer, más allá de sus glorias y sus miserias, nuestro periodismo en general no es muy bueno y hasta, si se quiere, muchas veces es mediocre.

Recientemente asistí a un curso sobre investigación organizado por el Foro de Periodistas del Paraguay, cuyo expositor fue Daniel Santoro, del diario Clarín de Argentina. Pude comprobar, una vez más, que sólo basta con comparar a nuestro periodismo con el argentino para ver la diferencia, porque aunque también tiene sus vicios, aún así es mejor que el local. Y en comparación a los medios de otros países más serios, la diferencia es sideral.

“ABC miente” no habla de la inexistencia de un código de ética periodística. Todos los países medianamente serios lo tienen. Nosotros no. Me informaron que tiempo atrás se trató de crear uno, pero que los propios periodistas se dividieron en dos bandos y muchos se opusieron, ya que interpretaron que el código es sinónimo de censura. Qué tontería.

Tampoco existe en Paraguay un defensor del lector, otro aspecto que no contempla la campaña. Una figura que tenga el trabajo de ayudar a los ciudadanos comunes y corrientes cuando consideran que alguna publicación les perjudicó. Los políticos y poderosos económicos tienen la facilidad de contratar a un abogado y entablar una demanda al medio, pero al compatriota sin recursos financieros le queda sólo la resignación.

También es fundamental, y el emprendimiento tampoco menciona, contar con un observatorio de medios (sería ideal que provenga de la universidad). Este organismo debe encargarse de verificar las publicaciones periodísticas y sancionar moralmente al diario (impreso o digital), al canal o la radio que cometió faltas a la ética periodística. Parece no tener importancia, pero lo más preciado para los medios es la credibilidad y si ella se desgasta, indefectiblemente el medio sufrirá las consecuencias.

¿Y qué hay del público? ¿Cuál es su papel de consumidor de noticias? Simple pero a la vez tan difícil de llevar a la práctica. Se trata de reclamar productos de buena calidad, más aún por tratarse de un bien tan sensible y delicado como lo es la información. La sociedad civil debe organizarse para reclamar sus derechos. Es una tarea ardua, pero cada uno debe aportar lo que pueda para que este país prospere.

Para terminar, comparto con ustedes un vídeo que recibí hace tiempo y me agradó bastante. Es una publicidad de un medio uruguayo, pero refleja la realidad de los distintos escalones del periodismo local.

No hay comentarios: