Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

Escucha Ñn Radio On Line

miércoles, 26 de agosto de 2020

Las redes sociales y su impacto


Por Salvatore Brienza
Dos hechos sucedieron en estos días en redes sociales que tienen el mismo impacto, pero con diferentes repercusiones.
Por un lado, el vídeo del cumpleaños de una conocida modelo, donde se le ve al Ex-Vice Ministro de Salud participando y compartiendo sin las medidas de protección adecuadas  y recomendadas por el propio Ministerio de Salud Publica y Bienestar Social para todos los demás habitantes de la república, y  culminó con la renuncia del mismo Vice Ministro al cargo que ocupaba.
Por otro lado, un vídeo de unas niñas haciendo una presentación sobre el folclore y los mitos guaraníes, terminó con memes de una de las participantes que no solo representaban a uno de los seres mitológicos, sino que la propia captura de imagen termino viralizándose en las redes sociales.
Es bien sabido que el impacto de Facebook, Whatsapp,  Twitter, Messenger o Instagram es muy fuerte en estos tiempos de pandemia.
Pero mi reflexión va por el lado de la responsabilidad que deben asumir quienes divulgan imágenes, audio o vídeos, que deberían de permanecer en el ámbito privado, sin el consentimiento de los participantes.
Mi intención no es defender, ni atacar a nadie. 
Pero estos dos hechos me hacen reflexionar sobre la responsabilidad que tienen los que comparten imágenes de niños o adultos que, aunque parezcan graciosos, en muchos casos atentan contra la privacidad de los que aparecen en los materiales.
Ya circularon vídeos, mucho antes que existiera Facebook o Whatsapp de conocidas modelos con sus parejas o amigos ocasionales, siendo uno de los mas famosos casos en el que la "victima" (podemos llamarla así)  tuvo que ir a vivir a otro país para rehacer su vida.
Compartir vídeos, fotos o audios es normal en la sociedad pero, en muchos casos, hacen daño a las personas involucradas. 
Sin embargo, la filmación o grabación a funcionarios públicos o autoridades nacionales, deben estar supeditadas al ejercicio del periodismo, siempre y cuando, dichos materiales revelen que esas personas están cometiendo delitos de acción penal publica. Es decir, hechos de corrupción, trafico de influencia e incluso, extorsión o soborno de y a funcionarios públicos o, como en el caso del Ex Senador Oscar Gonzalez Daher, donde grabaron las conversaciones a través de un teléfono preparado a tal efecto.
Y aquí va el otro punto de mi reflexión. 
Quién le da derecho a alguien a filmar, fotografiar o grabar, y luego difundir el material a otros grupos o subirlos en redes sociales con fines recreativos?.
Es bien sabido que algunos países regulan, a través de códigos de ética periodística, la divulgación de materiales con fines periodísticos o recreativos, estableciendo castigos y penas a quienes infringen estas normas.
Por ultimo, no debemos olvidar que las redes sociales son herramientas interesantes para la interacción social, la reflexión comunitaria o la libertad de expresión.
Sostengo, que las redes sociales nos permiten expresar todas nuestras frustraciones, nuestros deseos o pensamientos, cuando antes era necesario o publicar en un periódico o llamar a las radios para expresarnos y en algunos casos, escribir cartas para hacer llegar nuestras inquietudes. 
Me adhiero a la idea de Voltaire, que expresaba "no estoy de acuerdo con tus ideas, pero defiendo tu sagrado derecho a expresarlas", y agrego, "siempre y cuando no exponga a nadie al escarnio y la burla".
Ya lo dijo el filólogo y escritor Umberto Eco: "las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a nadie. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas".


sábado, 8 de agosto de 2020

LA VIDA Y SUS EXTREMOS

Por Salvatore Brienza

Hoy, 7 de agosto, cumplo 49 años. Estoy a 13 lunas de los 50 años.
Pero la vida nos enseña que vivir es morir a cada instante.
Al mismo tiempo que llegaban los primeros minutos de mi cumpleaños, me enteraba del fallecimiento de una vecina.
Una persona a quién, quizás, por el destino de la vida no frecuente mucho, pero de quién siempre tuve el honor de escuchar solo cosas bonitas, de acciones solidarias y que estuvo siempre presente en momentos difíciles de su barrio y comunidad.
Una mujer que entregó su vida a cuidar la salud de otros. Que se esforzó en formar profesionales de la salud. 
Pero no sólo eso.
Una persona que supo valorar lo poco y lo mucho que se puede tener en la vida.
Es por ello que, entre la alegría de mi cumpleaños, conviví el dolor de mis vecinos, e incluso familiares, al ver partir a una persona tan apreciada.
El nacimiento y la muerte, dos extremos de la vida.
Hay un dicho filosófico que habla de que "Cuando yo nací, todos reían pero yo lloraba; cuando yo muera, todos llorarán y yo reiré".
Que ésta vida que hoy disfrutamos, no nos llenen de dolor ni angustia la pérdida de seres queridos. 
Que el recuerdo de lo bueno de las personas sea el motivo para seguir adelante.
Con ésta Pandemia, debemos aprender a vivir en la soledad y la solidaridad.
Mucha fuerza a mis vecinos y amigos y muchas gracias por los saludos.
Mantengamos el distanciamiento, y cuidémonos. Porque así cuidamos a los demás.

viernes, 31 de julio de 2020

La banalidad del mal

Por Virgilio Cantero

En telefuturo, en un programa de farándula plantearon la pregunta: Stroessner, ¿héroe o villano?, lo que ha generado una serie de controversia mediática y hasta intervenciones de organismos de DDHH.

Hannah Harendt, en el marco del juicio a Adolf Eichmann planteó la idea de la banalidad del mal al analizar la conducta del procesado durante su desempeño como funcionario de la maquinaria nazi enfocada en la solución final.

La banalidad del mal a grande rasgo resalta la actitud del individuo empeñado en seguir las reglas y las normas de un sistema sin preocuparse por la  naturaleza y consecuencias  de sus actos, pudiendo ser estos el sufrimiento, la tortura o muerte de seres humanos.

En la actualidad, en el marco de las redes sociales y los medios masivos de comunicación se dan posibilidades reales de libertad de expresión y en ese contexto los tratamientos de temáticas sensibles muchas veces se banalizan, sean por opiniones fanáticas, acríticas o direccionamiento interesado de cierto sector.

El dolor ajeno, el sufrimiento del otro,  ya no nos interpela ni mueve nuestra compasión, más bien nos impele a compartir en nuestras redes para contabilizar los Like y vistos que nos afirman muchas veces de manera narcisista en el virtual e irreal espacio de redes sociales.

Sin ahondar en la controversia o en los debates suscitado quiero hacer  un análisis rápido del espacio en donde surge este planteo y el tratamiento que se le ha dado.

La pregunta del programa farandulero, pone en tela de juicio hechos objetivos  debidamente documentados de las barbaridades cometidas durante la dictadura con un tratamiento banal, lleno de lugares comunes  en un espacio televisivo impropio para un abordaje tan serio.

Este planteamiento desnuda el rostro real de la prensa corporativa y sus diversos métodos de instalar ideas tendientes a legalizar, normalizar o aceptar hechos, personas y situaciones que configuran practicas criminales.

Supone también los intentos de los poderosos por borrar de la memoria colectiva los crímenes del cual son herederos y beneficiarios, buscando hoy el blanqueamiento que permite el olvido a través de  la banalidad.

La farándula, donde el morbo y el amarillismo es el producto de consumo masivo no puede ser el espacio donde se dilucide una pregunta que a más de retórica es falaz y mal intencionada

Por una ética mínima de prensa,  un hecho histórico que ha generado el dolor y sufrimiento de muchos ciudadanos paraguayos no debería ser abordado tan a la ligera en aras de polémicas vacías o pico de rating efímeros.

Sigue  siendo válido el llamamiento de  Hannah Harendt para estar atentos a toda banalización del mal,   muy recurrente en la sociedad occidental y más que nunca en esta compleja situación de pandemia en la que estamos, donde vemos el surgimiento y fortalecimiento de gobiernos fascistas, culpables directo de la muerte de miles de personas, anteponiéndose lo económico a vida misma y lo peor muchas veces decidiendo quienes van a morir basado en su posibilidad productiva.

En nuestro país, donde la dictadura nunca fue erradicada y cuyos resabios aparecen con más frecuencia se torna necesario el ejercicio de la opinión crítica, la memoria y la lucha contra toda banalización del mal, más aún el de la dictadura.

Finalmente es válido repetir, DICTADURA NUNCA MÁS, NI OLVIDO, NI PERDON.

miércoles, 8 de julio de 2020

La muerte en tiempos de pandemia

Por Salvatore Brienza
Ayer falleció un vecino, tenía 35 años. Dejó 2 hijos pequeños. Tipo guapo, cortaba pasto, árboles, etc., para mantener a su familia.  Yo le daba trabajo para realizar en la casa de vez en cuando. Y me impactó su muerte, porque sé que quedan niños huérfanos. Un infarto le mató. FULMINANTE. Mientras estaba trabajando juntando ramas de una poda que hizo.
A pesar de que no es un familiar cercano, es su capacidad de trabajo, su honestidad y su muerte prematura lo que golpea.
Ni siquiera poder ir a su funeral, porque detrás del dinero debemos olvidar el dolor de los hombres, el dolor de la especie humana.
Y ahora están más desprotegidos los niños. Porque deben vivir sin una figura paterna, sin el ingreso que él, con su trabajo, proveía.
Y son los niños los más vulnerables.
Hace días, y desde que inició la pandemia, hay varias personas fallecidas en el entorno familiar o comunitario. Es la vida en su otro extremo. Algunos mueren de viejos, otros por enfermedad o algún tipo de complicación.
Hoy falleció la madre de una amiga, una hermana, una muy buena prima. Y tampoco podemos visitarla para la despedida.
Amigos, amigas, tías, tíos, vecinos, vecinas, van yéndose lentamente y no podemos ir siquiera a despedirlos.
La situación no es lógica, y no hay culpables, porque la sociedad está muriendo de a poco, en la soledad.
Sinceramente, estas cosas afectan emocionalmente.
Hago empatía con el dolor humano. Pero hay otros que no piensan igual.
Pero me quedo con la frase que leí en algún momento: "El dolor de los otros no te afectan, porque no son tus muertos".

jueves, 14 de mayo de 2020

Cuando la politica ataca a la cultura


Por Salvatore Brienza El balance de la administración de Rubén Rojas sigue sin ser aprobado por la Junta Municipal. Hay muchas desprolijidades en el manejo del dinero público y la cantidad de funcionarios contratados por la administración Rojas excedió todos los límites de los recursos municipales.
Antes que generar ingresos y reducir gastos, el Licenciado Rojas, al inicio de su administración convirtió la municipalidad en el lugar donde "encontraron trabajo" la mayoría de sus dirigentes políticos y colaboradores partidarios. En la mayoría de los cargos de confianza fueron hurreros y dirigentes de seccionales y subseccionales que lo único que sabían hacer es "pasar papeles o arrear personas".
Al mismo tiempo, y por precaución, repartieron dinero a diferentes Medios de comunicación de la ciudad, gracias a "parentescos familiares y amigos", incluyendo a locutores y locutoras de "la Radio del Comisario" en la planilla de salarios, como Asesores de Prensa o colaboradores.
Dinero público para callar los hechos de corrupción.
Muchas cosas más se descubrieron gracias al trabajo de la ONG Reacción y que nunca tuvieron respuesta del ejecutivo municipal, como por ejemplo, la no rendición de cuentas de Fonacide y Royalties.
Sin embargo, vino el Coronavirus (COVID-19) y empezó la debacle.
Y los recortes.
Como siempre, la política atacó a la cultura.
Una de las primeras áreas que sufrió recortes fue la Dirección de Cultura, siendo la más afectada la Escuela Municipal de Danza que es una institución con categoría ministerial. Es decir, las bailarinas salen como profesionales y se les habilita en la docencia. Recordemos que casi el 99% de las Profesoras de Danza y bailarinas profesionales de la ciudad de Hernandarias se formaron en la Escuela Municipal.
Y como siempre, cuando la corrupción impera, los primeros recortes se dan en áreas que tienen que ver con la cultura, los deportes o las humanidades, en general.
Es un error, porque cultura es lo que no debemos dejar de promover en estos espacios confinados de aislamiento social.
Sin embargo, el dinero sigue fluyendo hacia los Medios de Comunicación de la ciudad para acallar el mal manejo de los recursos.
Pregunto: "Cuántos hurreros fueron quitados de la Municipalidad?, Cuántos operadores políticos?, Cuántos dirigentes colorados o liberales aliados de Rubén Rojas y concejales?"
Lo único que sé, es que "excelentes profesoras y profesores de la Escuela Municipal de Danza" están ahora sin trabajo, dejando sin posibilidad a las niñas y niños de la Escuela de poder seguir una carrera profesional. Y no hago solo un reclamo por Danza, tambien en musica, porque luego del escandalo del "profesor avivado que lucraba con sus alumnos", Rubén Rojas no hizo lo suficiente para comprometerse con la cultura.
Perder una institución de categoría ministerial que ha formado profesionales por casi 25 años es perder un baúl de tesoros inmensos.
Es hora de ver prioridades y decidir en consecuencia.
El Licenciado Rubén Rojas, que fue actor de teatro en la UNE, debe analizar y rever de manera urgente ésta decisión.
Lo digo como padre, como ciudadano y como un defensor de nuestra cultura.