Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

jueves, 3 de septiembre de 2015

La Capilla FAFIixtina y la Primera Reforma Universitaria

Por Enigma

Me permito compartir con todos los seguidores del ñakurutu algunas consideraciones del I Foro de Libertades Laicas en Centroamérica, organizado por la Asociación Colectiva por el Derecho a Decidir, con el apoyo de “CATHOLICS FOR CHOICE”, específicamente fragmentos de la ponencia EL POR QUÉ DE UN ESTADO LAICO, de Roberto Blancarte.
Un Estado laico es fundamental para asegurar derechos y libertades fundamentales de las personas, reconocer y respetar las diversidades y promover, de esta manera, una  convivencia social armoniosa. Para lograrlo es esencial garantizar la autonomía de lo civil y de lo político frente a lo religioso y lo sagrado, de manera que el Estado no fundamente ni legitime sus decisiones a partir de la influencia que pueda infringir alguna religión, creencia o filosofía en particular.

Laicidad; una definición

¿Para qué queremos un Estado laico? A veces su necesidad se hace tan obvia, que se nos olvida la razón de su existencia. Y sin embargo, pocas creaciones del mundo moderno se han vuelto tan indispensables para que las sociedades plurales y diversas se desarrollen en un marco de libertades y pacífica convivencia.

A pesar de ello, existe una enorme ambigüedad e incertidumbre a su alrededor, pues por un lado la laicidad aparece emparentada al respeto de los derechos humanos, pero por el otro se le quiere identificar como un modelo específico del mundo occidental o incluso como una excepción del mismo.

Las libertades del Estado laico se han construido a lo largo de varios siglos. Cabe notar que las primeras de estas libertades fueron las libertades de religión. Por eso es importante señalar que sus garantes fueron el Estado laico y las instituciones políticas laicas. Al respecto, es importante distinguir entre ciudadanos y creyentes; un funcionario político, un representante popular, no tiene nada que ver en términos formales con los creyentes; un representante político, un funcionario de gobierno, tiene que ver con ciudadanos. Los creyentes los son en sus Iglesias, aunque para efectos de la legitimidad de las instituciones políticas del Estado (y con esto me refiero a la Cámara de Diputados, a la Presidencia, a todos los partidos políticos), ésta viene de la voluntad de los ciudadanos. 



Por lo tanto, el más grave error que se puede cometer en un Estado laico democrático es pensar que cuando uno trata con un líder religioso está automáticamente adquiriendo una legitimidad o autoridad moral traducible a votos y por lo tanto a autoridad política, al suponer  equivocadamente que ese líder religioso es un representante de los creyentes. Y ciertamente ese líder religioso, para ciertos aspectos, muy limitados, puede ser representante de los creyentes, pero no para efectos políticos, ya que los feligreses cuando acuden a una iglesia no depositan su voluntad política en el líder religioso; para eso acuden a las urnas o a los propios partidos. En suma, uno de los mayores riesgos de la democracia moderna es el de confundir el liderazgo religioso con el liderazgo político.

El Estado laico no debe ser entendido como una institución antirreligiosa o anticlerical, aunque en diversos momentos de su construcción histórica así lo ha sido. En realidad, el Estado laico es la primera organización política que garantizó las libertades religiosas. Hay que recordar que la libertad de creencias, la libertad de culto, y la tolerancia religiosa que emanan de éstas se pudieron lograr gracias al Estado laico, no en contra de él. Por lo tanto el Estado laico es el que garantiza que todos puedan expresar sus opiniones y que lo hagan desde la perspectiva religiosa o ciudadana que se desee; el único requisito es entender la muy relativa representatividad que tienen los jerarcas eclesiales y ministros de culto.

En este sentido es un contrasentido pretender imponer un culto o credo dentro de una institución de todos y para todos, financiada con el dinero de judíos, cristianos, musulmanes, cristianos ortodoxos, budistas, monjes tibetanos del Paraguay y otras comunidades esotéricas que coexistimos en este país; lo que recientemente vimos dentro de la FACULTAD DE FILOSOFIA, con la inauguración de un museo, una sala de TV y una CAPILLA, que por cierto tiene sillas muy parecidas a las del salón auditorio de la FAFI,  no se aleja de aquellas condiciones que los compañeros argentinos reclamaron durante su  Primera Reforma Universitaria en 1918, iniciada en Córdoba.

Haciendo memoria Córdoba tenía una antigua universidad, fundada por los jesuitas en tiempos de la colonia española, en la que se mantenían aún groseras características elitistas y clericales que chocaban con los nuevos tiempos. Los estudiantes universitarios de Buenos Aires, La Plata y Córdoba, pertenecientes a familias de una reciente clase media formada a partir de la gran ola de inmigrantes europeos o sus descendientes, venían organizándose en centros de estudiantes por facultad desde principios del siglo XX y comenzaban a exigir reformas que modernizaran y democratizaran la universidad. Los centros de estudiantes se habían organizado a su vez en federaciones (Tucumán, Córdoba, La Plata y Buenos Aires) y en abril de 1918 fundaron la Federación Universitaria Argentina (FUA), como organización gremial representativa del estudiante argentino.

A fines de 1917, una ordenanza de la Universidad de Córdoba suprimiendo el internado en el Hospital de Clínicas dependiente de la Universidad, desató el descontento de los estudiantes cordobeses que solicitaron a las autoridades universitarias la revisión de las medidas. El 20 de marzo el Consejo Superior resolvió «no considerar ninguna solicitud» y el 31 de marzo los estudiantes declararon una huelga general y pidieron la intervención de la Universidad por el gobierno nacional.

Por lo que podemos concluir que estando tan cerca, territorialmente tenemos casi un siglo de diferencia entre la Universidad Paraguaya y las Universidades del Resto del mundo, siendo por VOLUNTAD DIVINA, la UNE la más distante de todas.




http://colectiva-cr.com/sites/default/files/Docs/publicaciones/Memorias%20FLL_version%20digital.PDF#page=12

martes, 1 de septiembre de 2015

ESTADO LAICO, UNIVERSIDAD CONFESIONAL

 Por Salvatore Brienza

El estado paraguayo se declara laico desde la Constitución de 1992. Si bien reconoce la libertad religiosa, de culto e ideológica y por ello, “Ninguna confesión tendrá carácter oficial” expresa la Constitución Nacional en su artículo 24. 
Por tanto, es inconcebible que autoridades universitarias se presten a inaugurar una Capilla dentro del Campus Universitario. 
Basta y sobra con la Ermita de la Secta Católica de Schoestantt y las reuniones para “rezar los días 18 de cada mes”, como tenían acostumbrado “otras autoridades universitarias”.
Lo lamentable y patético, para no decir ridículo, es que dicha capilla se encuentre dentro de la propia Facultad de Filosofía. Esto no sólo expresa el atraso en términos de promoción de la libertad de pensamiento y de culto, sino que es una contradicción desde los mismos conceptos de libertad y búsqueda de la verdad a través del pensamiento crítico y científico.
Con este acto, hemos retrocedido siglos. Es volver a la Edad Media, cuando las universidades eran gestionadas por la iglesia para “controlar a las masas de herejes” y evitar el pensamiento crítico. Recordemos que esta época de oscuridad, permitió que surja de nuevo “la luz de la razón y renaciera el pensamiento libre” sobre el conocimiento enclaustrado en Monasterios y Sectas. Si no fuese así, seguiríamos pensando en el  creacionismo divino y toda la fábula mágica de los pasajes bíblicos, en detrimento del pensamiento científico.
Nada se hubiera dicho, si la universidad fuera financiada totalmente por la propia iglesia. Incluso es respetable que existan universidades católicas, anglicanas, luteranas o islámicas si se quisiera.  
Pero que la Universidad Nacional del Este que es una institución financiada con dinero del estado, que al final es de toda la sociedad respetando “la libertad religiosa, de culto e ideológica” de cada uno de sus miembros, sea la promotora del pensamiento escolástico y medieval a través de este tipo de actos, es una vergüenza que debería hacer re-pensar a todos cuál es su verdadero papel en la dirección de la institución.
La propia existencia de la UNE está en peligro al contradecir la Constitución Nacional, teniendo en cuenta que “Ninguna confesión tendrá carácter oficial”. Es una barbaridad que las propias autoridades universitarias, no sólo promocionen el “culto católico” dentro de las aulas, sino que participen en la inauguración de la Capilla “Santo Tomás de Aquino” en la Facultad de Filosofía.
Que las relaciones del Estado con la Iglesia católica estén basadas en “la cooperación”, no les da derecho a usar patrimonio del estado, dinero de todos los contribuyentes, para aplacar las “almas pecadoras de autoridades y funcionarios de las facultades” que se vanaglorian de “hacer misa, vía crucis” y en un futuro no muy lejano una “Pastoral Juvenil Universitaria”, mientras por otro lado, fomentan el “nepotismo y la mediocridad” sin interesarles en lo más mínimo la formación académica de sus alumnos.
El motivo de la existencia de la Universidad Nacional del Este, no son “ni las autoridades, ni los docentes, ni siquiera los administrativos que hacen y deshacen dentro de las facultades”, sino los “alumnos” que ingresan a sus aulas esperanzados en recibir una formación adecuada a los nuevos tiempos, a la era del conocimiento científico, crítico, plural y por sobre todo en la búsqueda incesante de la verdad.
Volviendo a la Carta Magna en su Artículo 79 dice que “La finalidad principal de las universidades y de los institutos superiores será la formación profesional superior, la investigación científica y la tecnológica, así como la extensión universitaria”. Como se puede extender la universidad a la sociedad, si se convierte en parte del “aparato ideológico del pensamiento medieval” que traen los docentes que “fomentan el culto religioso antes que el pensamiento científico”.
Días atrás, en el interesante Ciclo de Conferencias Generando Filosofía 2015 un compañero egresado de la Facultad de Filosofía, Damián Cabrera, renombrado en muchos círculos intelectuales y literarios  del país y el mundo, que en estos momentos está cursando una Maestría en Estudios Culturales en la Universidad de Sao Paulo, Brasil; estaba dando una Charla sobre las “Fronteras espectrales” y sin embargo, su conferencia fue destinada a un aula donde apenas podían entrar 30 a 40 personas. Es como si realmente quisieran poner una “frontera” al pensamiento libre y por sobre todo al análisis crítico de la realidad, dejando a los participantes como “espectros” de un modelo que no condice con sus conceptos de “orden y castigo divino”.
En el 2013 el ministro francés de Educación, Vincent Peillon, durante el lanzamiento de su “Carta de Laicidad en la Escuela” aclaró que: “El laicismo no se refiere a una religión en particular porque precisamente las pone a todas en situación de igualdad. En la escuela de la República no se recibe a pequeños musulmanes, pequeños judíos, pequeños protestantes o pequeños agnósticos. Se recibe a alumnos de la República”.
Creo y estoy convencido, que mi opinión no caerá bien en los “altos círculos esotéricos de la UNE, y mucho menos en los bajos círculos exotéricos” de la Facultad de Filosofía, porque muchas veces “Arriba es como abajo y abajo es como arriba”.

Sólo me queda la satisfacción de poder cumplir lo que dice la Constitución Nacional  en su Artículo 26 - DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DE PRENSA que dice “Se garantizan la libre expresión y la libertad de prensa, así como la difusión del pensamiento y de la opinión, sin censura alguna, sin más limitaciones que las dispuestas en esta Constitución; en consecuencia, no se dictará ninguna ley que las imposibilite o las restrinja. No habrá delitos de prensa, sino delitos comunes cometidos por medio de la prensa.  Toda persona tiene derecho a generar, procesar o difundir información, como igualmente a la utilización de cualquier instrumento lícito y apto para tales fines”.


_________________________________
"Liberemos a Roma de sus inquietudes, ya que no sabe esperar la muerte de un anciano". Anibal Barca

sábado, 29 de agosto de 2015

Universidad Nacional “Católica” del Este

Por: Rodrigo Vega 
  Cuando una facultad de Filosofía, que es más católica que filosófica, inaugura una capilla en su casa central, demuestra lo atrasados que estamos en lo que respecta a educación superior. La llamamos superior debido a un supuesto alto nivel.
El viernes por la tarde escuchaba a uno de los alumnos del sector secundario cuando hablaba en un conocido programa de radio AM capitalino, dan esperanzas escuchar a estos jóvenes comprometidos con la educación. Algo que obviamente no pasa en esta zona en estos tiempos.
“¿Por qué lo que te molesta tanto?” me preguntaba una persona por mi reacción al ver las fotos de la inauguración. Mi respuesta fue, que no estoy en contra de que alguien profese la religión que desee, lo que molesta es que se estén gastando, tiempo, ganas, recursos de mi facultad, me refiero con el termino de “mi” ya que los impuestos que pago, que vos pagas y que la ciudadanía paga son para mantener la institución, sueldos a cada uno de los los funcionarios, docentes y directivos que conforman la FACULTAD “CATÓLICA” Y CASI NADA FILOSÓFICA.
Se deberían enfocar en otras cosas, deberían de saber que son una institución pública de un Estado LAICO, que el Estado NO ES católico, que hay personas que profesan otras religiones. No por ser mayoría deben colocar lugares de culto, no por que seamos minorías debemos callar o dejar de reclamar, si vamos a ser justos deberían construir un pequeño templo budista, una pequeña mezquita o lo que fuere para que los demás expresen su fe. Pero lo que realmente deberían de entender es que NO CORRESPONDE.

Ahora comprendo por que se reciben psicólogos católicos que ofrecen retiros con “baños de luz”. Pareciera ser una broma, pero lastimosamente no lo es.
Volviendo a la capilla, se de buena fuente que la gran iluminada o al menos la que presentó el proyecto es nada más y nada menos que la funcionaria, candidata impuesta, hoy representante estudiantil (aunque en realidad no ejerza una representación como debería de ser). Que IDEOTA (Palabra copiada de Chespirito).
Aclaro que no estoy en contra de ninguna religión. Solo quiero y espero que así como fueron capaces de inaugurar una capilla tengan las ganas y voluntad de equipar la sala de televisión, ya que los alumnos del 4to año de Ciencias de comunicación están realizando actividades para dotar de equipos necesarios la sala que fue inaugurada con bombos y platillos. De seguro los elementos que se ven como las cámaras, los cables para micrófonos que otro grupo de alumnos compró allá por el 2011 para la cobertura del bicentenario y la televisión de la sala de informática solo sirvieron de adorno para la foto.
Ojalá los estudiantes universitarios se despierten, así como lo estás haciendo los estudiantes secundarios, ojalá y puedan exigir sin tener que agachar la cabeza. Ojala que la Universidad, la Facultad de Filosofía dejen de hacer un papel tan bochornoso como el del jueves para tomar en serio la EDUCACIÓN SUPERIOR en nuestro país ¿O van a solucionar con una oración?. 
Es tiempo de mejorar, reclamar y no de callar.


viernes, 28 de agosto de 2015

LA AGÓNICA CIUDAD DEL ESTE

Ciudad del Este nació como una necesidad imperiosa de ocupar un territorio que estaba virtualmente invadido por toda clase gente de malvivir, la mayoría brasileros escapados del presidio, y refugiados en esta margen del río. 

Ya que eran muy pocos los paraguayos que moraban en esta zona. Es así que el entonces presidente, Gral. Alfredo Stroessner le dio el impulso y todas las facilidades de la época para la creación de esta metrópoli. 

Se abrieron enormes picadas en plena selva, y con bastante sudor y esfuerzo, de a poco fue tomando la forma de una gran aldea. Todos tenían mucho trabajo, no habiendo mucho tiempo para haraganear. Sin embargo, fue el Puente de la Amistad y la majestuosa represa de Itaipú, quienes le dieron el gran espaldarazo a toda la región. 

lunes, 8 de junio de 2015

FELIZ 30 AÑOS


Por Salvatore Brienza
Hoy es el aniversario de la Facultad de Filosofía. Cumple 30 años. De todo este tiempo, sólo participe 7 años, por lo que su historia completa no me pertenece, sino la parte que me corresponde. 
Desde el 2008, hemos participado activamente en todo lo que  nos correspondía como alumno, como estudiante, como docente e incluso como Dirigente Estudiantil.
El Ñacurutu ha sido el estandarte en todas las situaciones, desde su fundación en Junio del 2008 y en este sitio se encuentra gran parte de la historia de la FAFI, registrada no sólo en audio sino también en imágenes y mucho más aún en escritos que generaron polémica y acciones que sólo los que hacen la historia lo manifiestan.
Hoy en día, veo la Facultad como un espacio donde ganó el nepotismo y el prebendarismo político. Ya me dijeron que, "si sigo así, no tendré muchas chances de ser nombrado y menos, escalafonado". No temo eso, porque no me motiva el dinero. Me motiva el el apellido de mi Facultad..., la FILOSOFÍA. En especial, la posibilidad de ser libres y exponer ideas, que los docentes tengan la capacidad de discutir propuestas y argumentos con los alumnos. Que los estudiantes puedan explayarse, sin temor a ser "perjudicados en los exámenes" porque confrontan ideas con los docentes.
Siempre quise y quiero todavía, porque espero no renunciar a esta lucha que muchas veces es solitaria, porque no todos se animan a enfrentar estructuras ya anquilosadas, ver la facultad llena de personas que pongan el conocimiento antes que "a la moda o los tacones".
Quiero que los profesores que mas años tienen publiquen libros sobre filosofía, educación, historia, etc., y aporten su conocimiento como un legado a las generaciones futuras.
Debemos dejar de lado el pensamiento "arcaico y retrogrado del pensamiento escolástico"(1)  donde se promueva la religión para justificar las acciones de los hombres. 
Nuestra facultad debe ser el espacio del libre albedrío (2), del conocimiento filosófico, científico, social, pedagógico y muchos otros aspectos que atañen a la filosofía.
Debemos pasar al pensamiento científico (3) "menos evangélico y más real y crítico".
Nunca debemos olvidar que nuestra facultad debe ser LAICA y ADOGMÁTICA.
Reunión bajo el Tatajyva en los momentos críticos de la FAFI
Es aquí donde debemos construir el NUEVO HOMBRE para nuestra sociedad paranaense. Es en la filosofía que debemos generar una revolución intelectual y un cambio real y no volver nuestras miradas al "cielo, como esperando que todo nos venga de arriba".
Sé que mis reflexiones generarán comentarios, disgustos e incluso represalias en algún lugar del universo fafiano.
Pero no temo nada de eso, porque sigo convencido de que mi amor por la FAFI va más allá de las opiniones que tengan sobre mí y sobre mis escritos.
Y para culminar solo les dejo el siguiente mensaje.
"Muchos y muchas de los que hoy son autoridades de la facultad, desde la Decana para abajo, lo son porque desde el estudiantado y el Ñacurutu News defendimos una posición política en ese momento histórico. Pero los tiempos están cambiando, y a todos nos llega el momento de la partida. Hoy, muchos de los que "no apoyaban aquellas protestas", disfrutan del poder que les dan las autoridades actuales. Pero algún día cambiará. sólo espero que estén preparados para ese momento".

"MUCHAS FELICIDADES A TODOS"

REFERENCIAS

Escolástica: En sentido estricto -y limitando la cuestión al occidente cristiano- se llama «Escolástica» a la filosofía y la teología que se enseñó durante el período de la Edad Media, a la denominada filosofía medieval; propiamente, la «ciencia que se enseñaba en la escuela»: primero las artes liberales y luego la filosofía y la teología. El nombre proviene del término latino schola, escuela, y de aquí scholasticus, aplicado en un principio a los que frecuentaban determinado tipo de escuela, como maestros o como alumnos, y luego a los que se caracterizaban definidamente por utilizar en sus enseñanzas e investigaciones el método con que se desarrollaba la filosofía medieval.  http://www.filosofia.net/materiales/sofiafilia/hf/soff_em_9.html

El libre albedrío o libre elección es la creencia de aquellas doctrinas filosóficas que sostienen que los humanos tienen el poder de elegir y tomar sus propias decisiones. Muchas autoridades religiosas han apoyado dicha creencia, mientras que ha sido criticada como una forma de ideología individualista por pensadores tales como Baruch SpinozaArthur SchopenhauerKarl Marx y Friedrich Nietzsche. El concepto es comúnmente usado y tiene connotaciones objetivas al indicar la realización de una acción por un agente no condicionado íntegramente ligado por factores precedentes y subjetivos en el cual la percepción de la acción del agente fue inducida por su propia voluntad. El principio del libre albedrío tiene implicaciones religiosaséticaspsicológicasjurídicas y científicas. Por ejemplo, en la ética puede suponer que los individuos pueden ser responsables de sus propias acciones. En la psicología, implica que la mente controla algunas de las acciones del cuerpo, algunas de las cuales son conscientes. La existencia del libre albedrío ha sido un tema central a lo largo de la historia de la filosofía y la ciencia.
http://es.wikipedia.org/wiki/Libre_albedrio

El conocimiento científico es una encuesta crítica a la realidad refiriéndose en el estudio del método científico que, fundamentalmente, trata de percibir y explicar desde lo esencial hasta lo más complejo, el porqué de las cosas y su devenir.
Para la Real Academia Española, conocer es tener noción, por el ejercicio de las facultades, de la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas. Conocimiento es la acción y efecto de conocer; el sentido de cada una de las aptitudes que tiene el individuo de percibir, por medio de sus sentidos corporales, las impresiones de los objetos externos, conocimiento es todo aquello capaz de ser adquirido por una persona en el subconsciente.
El filósofo Karl Popper acepta que la finalidad de la ciencia es la verdad, pero, en principio, evita el uso del término para la investigación científica y desplaza la cuestión hacia un punto de vista más delimitado: el de la demarcación, donde el éxito de la ciencia se mide por su capacidad para desenmascarar las doctrinas engañosas y repudiar las teorías inconsistentes, aceptando sólo provisionalmente las teorías corroboradas.
Según Imre Lakatos la única forma de justificar el conocimiento científico es a través de la crítica y contrastabilidad de nuestros ensayos de solución a los problemas surgidos en la tensión entre nuestro conocer y nuestro ignorar: "El método de la ciencia, es pues, el de las tentativas de solución, el del ensayo o idea de solución, sometido al más estricto control crítico, no es sino una prolongación crítica del método del ensayo y el error".
La crítica consiste en intentos de refutación: si la crítica tiene éxito se descarta el ensayo de solución refutado y se busca otro; si resiste a la crítica se acepta provisionalmente en cuanto digno de seguir siendo discutido, y si persiste en resistir la crítica se puede estimar corroborado, pero eso no significa que se le acepte como verdadero, solamente significa que, de momento, no se han encontrado razones para desecharlo.
El avance en el conocimiento científico se produce en cuanto los científicos al abandonar las teorías refutadas, por las investigaciones están obligados a reemplazarlas por nuevos ensayos de solución y eso conduce a descubrimientos e innovaciones. Así la propuesta de Popper "...no es salvarles la vida a los sistemas insostenibles sino, por el contrario, elegir el que comparativamente sea más apto, sometiéndolos a todos a la más áspera lucha por la supervivencia".
Según el filósofo de la ciencia Paul Feyerabend, no es efectivo que la noción de conocimiento válido se reduzca al conocimiento científico. Dando por supuesto que, en la medida que nuestro etnocentrismo nos hace ver la realidad con el prisma de la racionalidad occidental, esta resulta perfectamente coherente con la idea del progreso ininterrumpido del conocimiento científico; Feyerabend, también cree que la razón no es la única forma de inteligibilidad y tampoco la última: "La ciencia es una de las muchas formas de pensamiento que el hombre ha desarrollado y no necesariamente la mejor".