Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

Escucha Ñn Radio On Line

sábado, 16 de noviembre de 2019

"Celeste, Celeste..,"

"Ay de mi llorona. Llorona de azul celeste. Y aunque la vida me cueste llorona. No dejare de quererte. No dejare de quererte." (Marco Antonio Solís y Angélica Vale. Sountrack De La Película Coco)

Por Salvatore Brienza
No dudo de que los Educadores en Paraguay necesitan un mejor salario y deben ser recompensados por ello.
Sin embargo, la formación de los docentes, en los últimos tiempos no es del todo satisfactorio.
He visto, no me lo han dicho, escritos de docentes con errores y horrores en la redacción, una expresión oral lamentable y un fanatismo político y religioso que se acerca al "fundamentalismo".
De todo lo que dijo Celeste Amarilla, en cierto sentido tiene razón. Hay docentes, varones y mujeres" que son "burras y burros".
Muchos nunca han leído un solo libro en su vida. Y si lo hicieron, fueron forzados a ello por el sistema educativo del MEC.
Muchas y muchos no tienen capacidad de análisis. Se quedan con la opinión de tal o cuál persona, y no analizan los distintos aspectos que convergen en la realidad social.
Les agrada ser chupamedias ante los supervisores, directores o ministros y otros peor aún, ante los dirigentes partidarios de las seccionales, comités o célula política.
Aspiran a cargos dentro del MEC, para controlar a sus colegas o manipular y manejar los ingresos en las instituciones educativas.
El prebendarismo y el clientelismo político se han enseñoreado en el MEC y por eso estoy de acuerdo con la diputada Celeste Amarilla, que desnudó este aspecto de la docencia en Paraguay.
Muchas y muchos entraron a formar parte del plantel docente del MEC solo para cumplir horario, llenar formularios y reclamar un aumento de salario. No aportan nada nuevo a la Educación Nacional.
En el sector privado, el sistema educativo no es diferente al publico. Solo que allí, no hay sindicatos y el salario es menor, salvo raras excepciones.
Las escuelas y colegios privados, incluidos los subvencionados, son máquinas de hacer dinero, y formar una generación elitista que discurre su vida entre quien tiene el mejor uniforme y cuál es la mejor infraestructura edilicia.
Algunos tienen aula de informática, robótica o clubes de ajedrez y eso hace diferencia en una sociedad altamente tecnificada.
Pero sus docentes son, en muchos casos, los mismos que enseñan en las escuelas públicas.
La diputada Celeste Amarilla menciono que, muchos y muchas, ingresan al escalafón docente sólo para reclamar aumentos salariales. Y es a esto que me refiero con decir que nada más aportan a la Educación Nacional.
El resto es lectura comprensiva.

viernes, 15 de noviembre de 2019

¿Altruismo o egoísmo colectivo?


Por Salvatore Brienza
Un día, íbamos con un amigo por la Ruta 2 y quedamos en el cruce del Km 7. En aquellos tiempos, era un caos cruzar ese nudo gordiano del tráfico vehicular de Ciudad del Este. Hoy estamos gastando millones para solucionar ese problema.
Este amigo me dice,  - Si no fuera por los policías de tránsito esto sería un caos.
En realidad, aún con los policías, era un caos. Los autos se adelantaban por la banquina, las motos cruzaban por cualquier lado y el conductor más atrevido, ya avanzaba apoyando el paragolpes en el propio policía de tránsito para que libere el paso.
Me preguntaba, y las leyes de tránsito, aquí no se aplican?.
En realidad, no se aplican porque como sociedad no nos interesa respetarlas. Las leyes no necesariamente son  para imponer, sino para permitir la buena armonía de los ciudadanos.
En países y ciudades más avanzadas, las leyes se cumplen. Pero en Paraguay, para la ley “hay un amigo”, “la biblioteca dice una cosa”, “la teoría de fulano es la correct” o el más tradicional “terehona suízape, estamosnio en Paraguay” son los argumentos para “derogar cualquier Ley” en el pensamiento colectivo y popular.

En estos días de intensas conversaciones, en distintos grupos y redes sociales, me hicieron reflexionar sobre el tipo de sociedad que pretendemos.
Hay algunos que miran “lo colectivo”, otros “el individualismo”, hay quienes propugnan “la supresión de los controles del estado” e incluso, “la desaparición del estado” como tal. Hay quienes proponen que “el estado debe dar todas las garantías para que haya inversiones y convivir en la sociedad” o que “el estado debe ser administrado por el pueblo, defendiéndolo de las arbitrariedades de los que se oponen al estado”.
Bueno, hay de todo en la viña del Señor.
Pero lo real, único y verdadero por el momento, es que las próximas elecciones internas de los partidos políticos, primero las juveniles en la ANR y luego las internas para elegir candidatos a Concejales e Intendentes, será clave para entender hacia dónde apuntamos como sociedad.
Todos los días, los medios de comunicación nos hablan de “corrupción”, “enriquecimiento ilícito”, “tráfico de influencia”, “licitaciones amañadas”, “jueces y fiscales que cambian resoluciones” e incluso, la posibilidad de que “un certificado del coro parroquial” ya sea suficiente para ser Ministro de la Corte, hacen que esta sociedad esté al borde del abismo.
¿Por qué la sociedad? ¿Por qué no el individuo?
Porque nuestros hábitos como sociedad es el fruto de nuestras contradicciones y decisiones individuales. Así funciona en todo el mundo. Por eso, no todas las decisiones individuales son egoístas, y si lo son, de alguna manera afecta al colectivo.
¿Por qué digo que no todas las decisiones son egoístas? Porque existe una virtud, exclusivamente humana, que se llama altruismo y es el proceso por el cual un individuo, actúa para satisfacer necesidades de otros sin más recompensa que hacer el bien.
Se sabe de animales que tienen “comportamientos altruistas”, pero no necesariamente son racionales, en muchos casos son instintivos de la especie, o por reflejo innato de su comportamiento como especie.
Lo que planteo es, ¿hasta cuándo como sociedad dejaremos que los mediocres sigan ocupando cargos electivos?
¿Hasta cuándo permitiremos que nuestras acciones individuales, dejen el camino libre a que los mediocres ocupen cargos de relevancia política para la sociedad?

¿Por qué excluimos de elegir a los más capaces que están en otros partidos?
¿Por qué no elegimos a los que tienen un mejor perfil para dirigir nuestra sociedad?
Podemos dar las mejores charlas sobre como cambiar nuestra sociedad, elegir el modelo utópico de sociedad que queremos, elevar los mejores discursos para convencer a nuestros seguidores, santificar la mejor biblioteca que podamos tener en nuestras casas.
Pero si seguimos dando espacio a los mediocres, deberemos aprender a convivir en el caos.
Y los únicos responsables, somos nosotros en nuestra individualidad.

jueves, 3 de octubre de 2019

El Guasón y el culto a la personalidad

Por Salvatore Brienza
El pedido de la Ministra Gladys Bareiro de Módica para que en todas las oficinas públicas, dependientes de la Corte Suprema de Justicia se coloquen imágenes de los ministros, es una costumbre muy arraigada en nuestra sociedad.
Es casi normal, ver en los ministerios, aduanas u oficinas públicas la imagen de los gobernantes de turno, los gobernadores o intendentes.
Y es cierto que en las oficinas de la Justicia no se ven las imágenes de los Ministros de la Corte.
Supongo yo, que por algo la Diosa Astrea tiene una venda. Una venda para no ver "a quién" le está aplicando la justicia. Para ser imparcial.
Pero vayamos al otro lado. La venda también le sirve a la Diosa, para no ser identificada. Para no ser juzgada por quien fue sancionado. Para mantener el anonimato.
Sin embargo, la actitud de la Ministra Bareiro de Módica es exactamente lo contrario. Ella quiere ser reconocida. Ella quiere ser admirada. Ella quiere ser endiosada.
Ella quiere que se sepa quién es "la ministra".
Es el culto a la personalidad que tanto nos gusta a los paraguayos.
- Che la comisario.
- Ha ndengo la comisario - dice el músico que llevó la "Serenata sin permiso" en la genial obra de Kemil Yambay que refleja todos los sentidos del ser paraguayo frente a la autoridad. Por un lado, no respeta la figura de la ley, pero una vez "pillado", utiliza todas las mañas para asociarse y recibir la bendición del que manda y poder seguir con su fechoría.
Así también funciona la mente de la Ministra, quiere ser reconocida para poder ejercer ese poder que le está reservado por su "don de autoridá".
Es el poder que quiere ser reconocido, admirado, temido.
El Guasón, uno de los enemigos de Batman, es un personaje histriónico. Mezcla de humorista-histérico, sarcástico, exagerado, teatral, narcisista y violento "in extremis".
No sé porqué pero la imagen de Bareiro de Módica me recuerda al Guasón en todos los sentidos.
Es para temer en serio.

domingo, 29 de septiembre de 2019

La Honorábile Societá


Por Salvatore Brienza
Así se llamaba un Pub Gay en la época de Stroessner. Allí frecuentaban ilustres abogados, militares, gente de las embajadas, jueces, fiscales y algún que otro "renombrado padre de familia".
Sí, era la época del "Está largo tu cabello, mita'í", del "108" como estigma, o del "fulano puto" como ofensa.
Era la época de Stroessner. La época de "las ventanas abiertas", de "los hombres se hacen en los cuarteles", de "los que usan barba son comunistas", "Laíno" o "Fidel Castro".
La época en que el "Toyota de la Delegación de Gobierno" venían con sus "tahachi" para llevar al "reclutamiento".
Dónde los Obispos y Sacerdotes se sentaban al lado de los Ministros del Régimen, ofrecían "Te deum" donde Alfredo Stroessner y Doña Ligia Mora de Stroessner, distinguían tan "importante acto".
En estos actos, estaba prohibida la presencia de "Ñata Legal", la amante de Stroessner. Pero él era hombre de familia.
Mientras Stroessner se declaraba a favor de la familia, sus policías y militares mataban a algún campesino, violaban a sus esposas e hijas y decapitaba a sus hijos, para que "las ideologías foráneas no se mezclen con nuestras costumbres" o simplemente, para robarles las tierras.
Así como sucedió en Hernandarias.
Así funcionaba la hipócrita sociedad Stronista.
En esa sociedad no había "Gay", había "Putos, maricones, nenitas, kuña'í".
No había "amanerados", había "Pundonorosos militares", "Bravos guerreros", "Valientes soldados".
Sin embargo, en la "Honorábile Societá" todos esos adjetivos que "La voz del coloradismo" y los periodistas del régimen publicaban en el diario Patria, allí..., no tenían valor.
Porque en la "Honorábile Societá" estaban los hijos e hijas de los Ministros, Jueces, Fiscales y Militares Stronistas que se encontraban con sus amantes del mismo sexo.
Allí no había discriminación, allí eran libres del Régimen que sus padres prohibían al resto de la sociedad.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

El más frágil del ecosistema

Por Salvatore Brienza
La naturaleza no necesita del ser humano.
Lo que hoy ocurre a nivel global en el tema medioambiental es algo que se viene reclamando hace un buen tiempo y desde distintos foros.
La Cumbre para la Acción Climática 2019 en la sede de Naciones Unidas con un vehemente discurso de la joven activista Greta Thunberg ha causado todo tipo de controversias. Desde los que apoyan las acciones ambientales en favor del planeta y las otras que minimizan los incendios en el Amazonas, diciendo que siempre hubo y que es apenas un 10% del tamaño que fue denunciado por la prensa internacional.
Otros, minimizan el discurso de Greta, argumentando que ella es Sueca y trabaja para el lobby ambientalista y de la cultura verde.
Vamos por parte. El deshielo, los incendios y el aumento de la temperatura a nivel global es una realidad que es estudiada por científicos de todo el mundo.
En el Alto Paraná, una zona agrícola en toda su extensión, viene siendo afectada por el cambio climático. Los estudios realizados por científicos paraguayos han demostrado que la temperatura promedio anual en el Paraguay ha aumentado significativamente.
Hubo invierno en Paraguay este año? Cuántos días?Es el fenómeno del niño o de la niña?
Greta Thunberg, dijo que evitar que la temperatura del planeta aumente por encima de 1,5 ºC, no es lo suficientemente ambiciosa. Y remarcó que no es aceptable para los niños y jóvenes de hoy las medidas que se utilizan para mitigar el efecto invernadero, porque los que van a tener que vivir con estas consecuencias son los del futuro.
A los que moriremos en los próximos 10 o 20 años, quizás no deba preocuparnos tanto, pero nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos son los que sufrirán la falta de agua potable, el calor extremo y la escasez de alimentos por falta de tierras fértiles.
Cuando discutimos temas ambientales, siempre pienso en los que arrojan su basura por la ventana de sus autos o tiran bolsas de basura a los raudales causados por las lluvias. Y los peores son aquellos que en la oscuridad de la noche, llevan su basura en sus lujosas camionetas para depositarlas al costado de la Avenida Perú o la Supercarreta Itaipú.
También me recuerda a esa cantidad de basura que sube a la ciudad cuando empieza a aumentar la altura de los ríos durante las periódicas crecidas.
Es la naturaleza que nos devuelve nuestras basuras.
Según cálculos científicos, si el hombre desapareciera de la faz de la tierra, solo pasarían 200 años para que ella recupere todos los espacios que los humanos le rogamos a la naturaleza.
Y en mil años, todo lo que se encontrara de vestigios humanos serían piezas arqueológicas. Probablemente, la Gran Pirámide de Keops, la Gran Muralla China, el Partenón Griego, serían las últimas en caer. Si caen.
Pero lo cierto y lo concreto es que la naturaleza recuperaría su esplendor y probablemente el espíritu de Dios vagaría libre por el mundo.
Nuevas especies aparecerían y algunas que estaban en peligro de extinción, volverían a su estado normal.
El hombre no es el que domina la naturaleza. El hombre usa la naturaleza bajo un pretexto egoísta, el económico. Nuestro ecosistema es tan frágil y débil como la llama de una vela.
No debemos matar al mensajero, Greta y los ambientalistas, así como los indígenas, los animales que van desapareciendo son la clara señal de que la humanidad va camino a su propia extinción. El propio Papa Francisco ha llamado a las potencias mundiales a enfocar sus esfuerzos en minimizar el impacto de las grandes industrias. Ésta es la realidad. Somos el eslabón más débil en la cadena.
Rezar no vale la pena. Hagamos algo para no dejar la estufa encendida con nuestros hijos y nietos adentro.
Dejemos un mundo mejor al que encontramos, cuidemos de la naturaleza y ella cuidara de nosotros.