sábado, 30 de agosto de 2014

ITURBE Y EL AMOR ETERNO

Por Salvatore Brienza
Iturbe, una ciudad atemporal.
Antigua casa comercial Mascheroni
Aunque todos estamos más viejos, algunos ya se fueron y otros se marcharán pronto, la ciudad no ha cambiado. Sigue mirando a su amor eterno, la fábrica de azúcar.
¿Qué pasará con toda esta realidad?. Se cerraron las  grandes casas comerciales de antaño. Quizás, porque el “modelo matrimonial de conveniencia fabrica/pueblo” ya no funcionaba.
Incluso el ferrocarril, dejó de venir. Su llegada, que era siempre noticia, dejó de anunciar la venida de los “arribeños”. Los caminos siempre fueron intransitables, como los caminos de los reclamos de los trabajadores.
Iturbe es una sociedad tradicional.
Vivienda de Don Nenito Yubi
Podría hasta decir, es una sociedad medieval aún. Es un pueblo, con formato de ciudad, donde las tradiciones y las instituciones sociales siguen estando tan fuertemente atadas a su propio verdugo, como los antiguos del medioevo estaban a sus señores feudales.
Esta crisis económico-social, es la realidad que se presenta en el día a día de los hombres y mujeres del pueblo. Es una sociedad tan tradicional que nos son capaces de construir una sola voz para defender sus derechos.
La ciudad se debate en la agonía. La formación de su gente, es tradicional. Nada ha cambiado en el Manorá de Roa Bastos, y desde el “Trueno entre las hojas”, este hijo adoptivo de Iturbe, nos gritaba que el verdugo del pueblo era la fábrica de azúcar.
Cuando éramos niños, vivíamos orgullosos de nuestra realidad, de ser hijos de obreros, ser proletarios y  también de nuestros “señores feudales”. Y éramos más felices porque nuestros padres trabajaban en la azucarera y convivíamos con esa realidad. Muchos de nosotros, quisimos ser adultos para algún día trabajar en la misma.
El pueblo vivía, -porque hoy agoniza- en la medida del tiempo de la industria. Los tiempos de la fábrica eran los tiempos de las familias. Su sirena anunciaba los cambios de turno, las festividades más importantes y la navidad y el año nuevo. El ulular de esa sirena, era la confirmación de que todo funcionaba bien. Cuando la fábrica paraba, era noticia en el pueblo. Pero era por superproducción, porque los cañeros (productores de caña de azúcar) enviaban sus mercaderías y estos sobrepasaban la capacidad del trapiche.
Ambos, pueblo e industria, compartían un solo destino y aún lo comparten. Una -el pueblo- está en terapia, la otra -la industria- ha muerto.
Azucarera Iturbe
Los sentimientos, con esta realidad están encontrados. Por un lado queremos que la azucarera pague a sus obreros y proveedores. Y por el otro, todos sabemos que la ciudad sólo sabe vivir de la industria del azúcar. No hay otras opciones de rentabilidad, las pocas iniciativas no prosperaron, porque quizás, siempre se deseó reavivar ese amor eterno.
Estación del Ferrocarril de Iturbe

No es fácil, el futuro es incierto. El gobierno promete algo, pero nada es seguro. Este no es el Rumbo que debe tomar la sociedad iturbeña. Debemos pensar diferente. Ya no mirar a la azucarera, ni al rio. Debemos mirarnos a nosotros mismos y preguntarnos: “¿Que puedo cambiar, para que cambie mi realidad?”

viernes, 18 de julio de 2014

EL ÚLTIMO HOMBRE SOBRE LA TIERRA

Como de costumbre, se me había ido la mano con el vino. No soy un borracho perdido, porque sé controlar el vicio, y lo puedo dejar en el momento que yo así lo desee. Apenas abrí un ojo y mil agujas se me clavaron en el medio de mi cerebro. Aparentemente me había caído de la cama, mientras estuve depurando toda mi alcohólica resaca. 


Tuve que hacer un gran esfuerzo para ponerme de pie, y encaminar mis pasos hacia el baño. Pero al pasar por el comedor, mis ojos tuvieron que enfrentar un fuerte rayo de sol, que penetraba por una rendija de las cortinas. Instintivamente me los tapé con fuerza, soportando ahora dos tipos diferentes de dolor, siendo cada uno de ellos prácticamente insoportables. 

martes, 8 de julio de 2014

LAS IDIOTAS CONSPIRACIONES

Según decía mi finado abuelito, con una cara de gran pícaro, que “a cada rato nace un estúpido”. Y en realidad tenía mucha razón. 

Si a esto le agregamos una interesante frase de mi muy apreciado amigo Wilson que dice “que la gente se ha especializado en hablar de lo que no sabe”. 

Ahora bien, si yo digo, miles de veces que las vacas vuelan, puede ser que un estúpido realmente lo crea y lo peor de todo, es que se auto-convenza que es así e intente persuadir a otros, diciendo que las vio remontar vuelo. 


martes, 3 de junio de 2014

FUE EN UN 25 DE MAYO

ESTE CUENTO FORMA PARTE DE MI LIBRO "SON COSAS DE CHICOS" 


Cuantos buenos recuerdos vienen a mi memoria, cientos de hermosas imágenes que provocan una ligera sonrisa en mi boca, aún sin proponérmelo. Me acuerdo como si fuera hoy, de aquellos grises y muy fríos días de mayo, cuando tempranito marchábamos abrigados, como si fuéramos unos esquimales, con rumbo a la escuela. 

Siempre para esta fecha patria argentina, nuestros padres nos acompañaban muy sonrientes y sintiéndose muy orgullosos de hacerlo. Una vez dentro de la escuela, rapidito teníamos que buscar a nuestros compañeros de grado. Luego de intercambiar interminables saludos, salíamos al patio y allí, los que ya estábamos presentes, teníamos que ir formando fila, pero todos muy apretaditos por el frio. 

Una vez que todos estuviéramos bien alineados y tomado distancia, con el brazo derecho, presenciábamos el desfile de autoridades subiendo a la tarima, a la espera de su turno, para recitar aquellos largos y pesados discursos, dichos con palabras tan difíciles que ninguno de los niños lo entendía. 

Ante la mirada sargentona de nuestra directora, todos nos manteníamos quietos y sin hablar entre nosotros, a la espera que la profesora de música iniciara los acordes del Himno Nacional, en su viejo y apolillado piano.

A ninguno se nos ocurría hacer ninguna bobada, ya que a pocos pasos de ahí, se encontraban nuestros padres, que con mirada de águila seguían atentos hasta el más mínimo de nuestros movimientos. Todos nos sentíamos muy contentos a pesar de la temperatura y orgullosos de usar oficialmente por primera vez, al menos en mi caso, la gloriosa escarapela nacional. 

Al acto siempre lo empezaba la directora, quien arremetía a su charla con una voz de pito, tan monótona que luego de diez minutos, todos empezaban a bostezar. Luego, a continuación le tocaba la oportunidad de lucirse al Señor Inspector, un oscuro funcionario cuyo único trabajo era espiar el trabajo del director y sus subalternos y reportárselo inmediatamente al Ministerio. Una tarea sucia y odiosa, pero alguien tenía que hacerlo. Derechito, como si se hubiera tragado un palo de escoba, se colocaba frente al público. 

Tras carraspear y darles algunos golpecitos al micrófono, arremetía sin dudar contra un montón de nombres y fechas, que a nosotros no nos importaba, ya que todos estábamos ocupados moviéndonos en un disimulado zapateo, como único método para combatir al frío reinante. Tras divagar durante un buen rato, le dejaba paso a una maestra de grado. 

No sé cuál es el motivo, pero habiendo siempre maestras tan lindas, siempre se elegían a las más feas y gordas de todo el plantel, con lo que menguaba, por cierto, nuestra inicial ansia patriótica de estar en aquel sentido acto. Y finalmente para cerrar la parte de los azucarados discursos, debía ser incluido definitivamente el mejor alumno de la escuela. 

Por lo general, los discursos de los que tenían mejor promedio, no agregaban nada nuevo al panorama, a no ser reafirmar una vez más lo ya dicho en las disertaciones anteriores. Esta era la parte más fea de aquella triste y fría sesión de torturas. Sin embargo, aguantábamos a pie firme todos aquellos tormentos inimaginables, porque sabíamos que luego, al final, tendríamos nuestra tan ansiada recompensa. 

Por entre los gorros de lana y las gruesas bufandas, se encontraban la atenta mirada de papis y mamis siguiendo a nuestros más mínimos movimientos. Así como nosotros, esperábamos con ansiedad la esperada recompensa por haber venido y soportado tanto frío. Nuestros padres, la mayoría con cámaras fotográficas en sus manos, aguardaban impacientes, también su esperada recompensa: vernos a nosotros actuar. 

Terminada la aburrida tanda de discursos, llegó la hora de pasar al salón auditorio y allí, esperar que el escenario estuviera listo para la actuación de los jóvenes actores. Debo aclarar que en esa época, hablando de 1956-1957, las niñas y los varones concurrían a escuelas distintas, al menos en la ciudad de Buenos Aires. Así que los chicos necesariamente tendrían que disfrazarse de nenas.

Esto le tocaba a uno en suerte, ya que tal “halago” se sorteaba y los perdedores debían resignarse e ir tras el colorete, el compacto y el lápiz labial. Por lo general eran las mismas madres quienes hacían de maquilladoras, siendo esto doblemente terrible. En aquellas apoteóticas obras escolares, participaban cuatro o cinco niños por cada grado y sobre el escenario se representaba alguno de los momentos más importantes de la gloriosa gesta del 25 de mayo de 1810. 

Todos los que intervenían en la obra, estaban vestidos como en aquella época, gracias a la amplia colaboración de las pobres madres y sobre cuyas espaldas recaía como siempre, toda la responsabilidad del éxito o del fracaso de la obra. Además ellas contribuían a que los chicos supieran de memoria, toda la letra que les tocaba según su rol. 

En muchos casos, ambos padres se turnaban para tomarles la letra y aunque esto parezca muy molesto para los chicos, era totalmente lo contrario, ya que era un honor ser seleccionado para la obra del 25 de mayo y del 9 de julio. Los papis y las mamis estaban locos de alegría, ya que no solo podían ver todos sus esfuerzos invertidos, si no gozar con una actuación digna de un “Oscar”. 

En mi caso sucedía todo lo contrario. Como ya lo comenté en otro relato, a esa edad era enormemente tímido y haber sido elegido por mi maestra, representaba todo un tormento antes que un honor. Era yo un niño bastante retraído, pero solo cuando debía ser protagonista, de lo contrario era muy bueno sociabilizando. Dentro de todo, aquella vez tuve suerte, ya que la maestra me asigno un rol importante pero sin letra. 

Ella conocía muy bien sobre mi famoso “pánico escénico”, por lo que me destinó junto con mi compañero de banco, a representar a French y Berutti y donde solo tendríamos que repartir escarapelas celeste y blanca en el escenario y a los padres de los alumnos presentes, en la platea. En los días posteriores al acto, las “actrices” serían mortalmente acosadas y bombardeadas con las sanguinarias burlas del resto de sus colegas escolares. 

Luego de terminar la obra, se producía un desbande general, sin embargo las maestras, con mucho esfuerzo detenían semejante turba para hacernos formar nuevamente y de manera civilizada volver al patio. Allí ya se había instalado un largo tablón sobre muchos caballetes, al tiempo que formábamos una larga fila, paralela a la improvisada mesa. 

La hilera se movía lentamente, hasta que finalmente nos tocaba el turno y allí recibíamos, lo que para nosotros era el premio mayor, una buena taza de chocolate bien caliente con las antiguas e insustituibles galletitas "Lincoln". Los padres que podían, nos llevaban al desfile militar, que se desarrollaba por aquel entonces en la Avenida del Libertador. Supongo que mis ojos habrían quedado del tamaño de un huevo duro, maravillado con tanto uniforme y tanta fanfarria. 

Tenía por aquel entonces unos 6 o 7 años aproximadamente, sin embargo aún puedo recordar claramente muchas cosas de esos hermosos días. Una de ellas es que estaba muy de moda en esa época es que aprendí un grotesco versito que hasta el día de hoy puedo recordar, sin dejar de soltar una carcajada:

El 25 de mayo nació un caballo
levantó la cola y largo un zapallo..

martes, 6 de mayo de 2014

EL AMARGO SABOR DEL AZUCAR

Fragmentos de “El trueno entre las hojas” de Augusto Roa Bastos


Por Salvatore Brienza


(A propósito de la manifestacion de los cañicultores, obreros y ciudadanos de Iturbe, les dejo fragmentos de la obra de Roa Bastos, "Un inmortal entre los mortales" que habla de la realidad de Iturbe)
“El ingenio se hallaba cerrado por limpieza y reparaciones después de la zafra. El tufo de horno henchía la pesada y eléctrica noche de diciembre. Todo estaba quieto y parado junto al rio. No se oían las aguas ni el follaje. La amenaza de mal tiempo había puesto tensa la atmosfera como el hueco negro de una campana en la que el silencio parecía freírse con susurros ahogados y secretas resquebrajaduras”
“La mole de la fábrica flotaba inmóvil en la oscuridad”
“En ese recodo del Tebikuary vivió sus últimos años Solano Rojas, el cabecilla de la huelga, después de volver ciego de la cárcel.”
“La lucha no se había perdido. Solano Rojas no podía ver los resultados, pero los sentía. Allí estaba el ingenio para testificarlo; el régimen de vida y trabajo más humano que se había implantado en él; la gradual extinción del temor y de la degradación en la gente, la conciencia cada vez más clara de su condición y de su fraternidad; esos andrajosos Mita’i en los que él sembraba la oscura semilla del futuro, mientras movía su arado en el agua.”
“Venían a consultarlo en la barranca. El rancho del pasero de Yasy Morotï era el verdadero sindicato de los trabajadores del azúcar den esa región”
“-Solano, ya cortaron otra ve´ lo´turno para nojotro entrar el cañadurce – informaban los pequeños agricultores.
- Solano, el trabajo por tareas ko se paga michi-eterei  - se quejaban los cortadores.
Solano, esto y lo´jotro
El los aconsejaba y orientaba. Ninguna solución propuesta por Solano había fracasado. En el ingenio y en las plantaciones se daban cuenta enseguida cuando una demanda subía el Paso.
-Viene el sindicato karape – decían.”
“Antes de establecerse la primera fábrica de Azúcar en Tebikuary-Costa, la mayor parte de la sus pobladores se hallaba diseminada en las montuosas riberas del rio. Vivian en estado semisalvaje de la caza, de la pesca, de sus rudimentarios cultivos, pero por lo menos vivían en libertad, de su propio esfuerzo, sin muchas dificultades y necesidades. Vivian y morían insensiblemente como los venados, las plantas, como las estaciones.”
“Así nació el ingenio. Simón Bonavi conchabó a los pobladores. Al principio estos se alegraron porque veían surgir las posibilidades de un trabajo estable. Simón Bonavi los impresiono bien con sus maneras mansas y afables. Un hombre así tenía que ser bueno y respetable. Acudieron en masa.”
“Los nativos  veían crecer el ingenio como un enorme quiste colorado. Lo sentían engordar con su esfuerzo, con su sudor, con su temor. Porque un miedo sordo e impotente también empezó a cundir. Su simple mente pastoril no acababa de comprender lo que estaba pasando. El trabajo no era entonces una cosa buena y alegre. El trabajo era una maldición y había que soportarlo como una maldición.”
“Por fin la fábrica empezó a funcionar. Sus intestinos de hierro y de cobre defecaron un azúcar blanco, más blanco que la arena del Paso. Blanco, dulce y brillante. Los hombres, las mujeres y los niños oscuros de Tebikuary-Costa se asombraron de que una cosa tan amarga como su sudor se hubiese convertido en esos cristalitos de escarcha que aprecian bañados de luna, de escamas trituradas de pescado, de agua de roció, de dulce saliva de lechiguanas.”
“De la chimenea del ingenio salía humo negro que manchaba el aire limpio, el cielo en otro tiempo claro del valle. Era como el aliento de los desgraciados enterrados vivos en el quiste de ladrillo y hierro que seguía latiendo a orillas del rio.”


miércoles, 9 de abril de 2014

CONVERSATORIO DEL ALMA MATER

Por Enigma


Días atrás leía algunas notas, infos, quejas, cartas abiertas y otras teorías conspiratorias.
Hasta llegue a repensar la teoría evolutiva de Darwin.


Pero al punto al que voy es el siguiente, esta historia siempre es contada desde afuera, desde periodistas que publican informaciones tergiversadas sobre nuestra casa de estudios. Muchos culpan a los simios, otros culpan al dólar, pero lo que hay que entender es que los pies de barro de la universidad empiezan y terminan con los alumnos.
Esta es una crítica constructiva y con todo el respeto del mundo, al sistema de pyraguereato instalado en el sector estudiantil, especialmente en aquellos que se dicen ser los impolutos de la universidad señalando a cuanto se le cruce por el frente, y diciendo que los que están a la cabeza están mal.
También leí un cuento corto, en el cual el rey y su más fiel aliado tuvieron que someterse a la locura de su pueblo para no ser considerados anormales o diferentes.  
Pues bien, es esto lo que ocurre en la une, los alumnos sufrimos (me incluyo) de una psicosis colectiva, o algún tipo de trastorno, que se yo, los psicólogos me dirán, o los parapsicólogos que abundan también en la universidad, aquellos que leen las cartas, miran las estrellas y predicen quien va a ganar tal o cual elección, quien va ganar tal o cual copa une, quien es el que se somete mejor a la voluntad de los number one de sus facultades.
Y el resto de los mortales que solo son el hombre masa como decía un famoso escritor, el nihilismo se apodero de la intelectualidad alto paranaense.
Hoy los debates  no pasan de si rezamos o no los 18 en la ermita o si es que le ponemos cruces, santos, logos de iglesias, clubes, asociaciones y cuanto se nos ocurra a nuestros sacos, o simplemente no pasan de qué se va a comer en la sesión siguiente.
Llegamos a ser testigos que cuando le pones un cajon o tarima a un estudiante directamente empieza a involucionar, se vuelve nihilista, egocéntrico, y empieza a golpear el pecho haciendo rabietas a todos los que piensan diferente.
 Tanto así es la indiferencia y el acomodo de los estudiantes de la UNE que me permito decir que los mismos compañeros se dejaron manosear tanto, y conscientemente, para permitir el despojo que fue impulsado por un sector que quiso ganar más el año pasado con una suerte de Equiparación no sé qué, y se olvidaron de los miles de estudiantes pobres que tiene la universidad a ESOS COMPAÑEROS QUE NO TIENEN NI PARA PAGAR EL PASAJE AHORA ESTAN CONTENTOS PORQUE GRACIAS A ESTOS DIRIGENTES ESTUDIANTILES nos quedamos sin becas.
El sector estudiantil no movió un meñique para protestar por esto, el sector estudiantil representado por los consejeros estudiantiles, FEDERACION DE CENTROS DE ESTUDIANTES de la  UNE y la TAN FAMOSA COMISION DE PRESUPUESTO, ellos quien sabe por dónde andan actualmente, los mismos andan acomodados bajo el manto protector de sus decanos, o directivos o que se yo mientras los impolutos, los llenos de moral critican el miles y miles de cosas, pero desde el FB (Facebook)  y no se animan a tomar el toro por las astas, y entrando a ordenar este mar de ideas, de esta frustración, y la impotencia causada por estos  GRANDES LIDERES ESTUDIANTILES.
Grandes pero  grandes acomodados,  el control ciudadano esta ejercido por los estudiantes en nuestro caso.
Pero cuando este organismo falla lo que nos resta a todos nosotros es hacer oír nuestras voces en protesta, puesto que si esta minoría toma las decisiones en contra de nosotros que nos partimos el lomo para ser buenos alumnos y luego luchar por una ventanita que nos de aire,  solo nos resta manifestarnos a través de los medios que conocemos, y así desenmascarar a los acomodados que hoy enseñan, nos dejan de lado.
Especial mención se merecen aquellos que permitieron este despojo, puesto que una asociación de estudiantes en representación de todos delegó esta tarea a una comisión insulsa y manipulada aparentemente por quien sabe que o quien.  Voy a pensar esto porque o si no nos damos cuenta del grado de cretinismo de los mismos, ya que no entendieron que lo que va en contra de los alumnos va contra suya también, estos estudiosos de los números, simplemente se olvidaron que empezaríamos este año sin ninguna posibilidad de ayuda. Estos estudioooosos de los números, muchos estudiantes de ingenierías y ciencias contables y administrativas y estudiosos del derecho. Y, pues bien, todo lo que se estudia en la UNE, se olvidaron que cuando el zapato aprieta en el estamento estudiantil solo nosotros nos podemos ayudar. Y con la actitud lastimera de estos impolutos solo se confirma que los vicios de la política que tanto criticamos están afianzados en los estudiantes que dicen no militar en ninguno y aborrecer la práctica partidaria.
Pero les recuerdo que nos acaban de  vender por unas monedas, nos acabamos de quedar abandonados a nuestra suerte, nos quedamos mirando como disfrutan de sus acomodados curules en sus sesiones de sanación colectiva, en sus campamentos de desintoxicación mundana y purificación moral, mientras nosotros no tenemos, ni monedas para el bus (que por cierto cada vez que subo me dan ganas de llorar).
Como dicen la universidad no acorta orejas, aplicando a nuestro caso, a más preparación de los estudiantes, menos sensibilidad y conciencia de clase.
Es el principio de este conversatorio, de esta reflexión sobre nosotros los estudiantes, el alma mater de la universidad.

Y SI CAMBIAMOS EL BUHO POR EL MBOPI?

Por Tricia Helmet 

El Mbopi, o murciélago, no es un ave, tampoco es un avión, y obviamente no es Superman. La gente le tiene miedo, asco, la ingenuidad nos lleva a rechazar a este animal por el sólo hecho de su fealdad. Pero conozcamos un poco a este mamífero, nocturno como nuestro búho, que parece que se nos asemeja más que lo que el ave de grandes ojos suponemos lo hace.
Estos mamíferos con aspecto poco agraciado son conocidos como quirópteros, son los únicos mamíferos capaces de volar, tienen hábitos nocturnos, y generalmente se alimentan de frutas como el níspero o la guayaba y también de insectos, hay otros que se alimentan de sangre , ah!, y son ciegos.
Su ceguera es la que lo convierte en un animal más apropiado para representarnos, y no el búho, que tiene como principal facultad una visión periférica. La publicación de Salvatore me llevó a pensar que estamos ciegos porque hay cosas que no vemos, cosas que suceden en nuestra Facultad y que no estamos enterados. Estos hechos no deben pasarse por alto, ya dejamos pasar por alto el recorte presupuestario el año pasado y muchos estudiantes, entre ellos me incluyo, quedamos sin Beca para este año lectivo.
Lo que sucede ahora es que es época de cambio de autoridades, y así como debemos estar enterados del perfil de cada candidato municipal, gubernamental, presidencial, etc., etc., también debemos darle el debido seguimiento a los que estarían a la cabeza de nuestra Universidad, pues serán sus decisiones y su juego de cintura lo que nos traerá beneficios a todos, estudiantes, docentes, funcionaros y por ende, a la comunidad en general.
Pero, ¿qué pasa cuando la ceguera no nos permite siquiera rendir la debida importancia a un simple Delegado de curso y el rol que el mismo debe cumplir?  No estamos manejando adecuadamente los estamentos estudiantiles y estamos dejando pasar grandes oportunidades de realizar un cambio real a nivel institucional. Cuantas necesidades tenemos, necesidades reales, y dejamos pasar porque no nos sentamos y hablamos ordenadamente para luego ponernos en acción.
Es hora de activar la Batiseñal y juntarnos para hacer algo más que reuniones sin rumbo o a puertas cerradas. Que los mbopices se acerquen, y que en los distintos estamentos: Consejo de Delegados, Centro de Estudiantes y Representantes Estudiantiles estemos debidamente preparados para informar con propiedad y no divagar como políticos, de esos tenemos y muchos. 


jueves, 3 de abril de 2014

CARTA ABIERTA A MI DECANA



Lic. Silvio Luis Benítez López
Sé muy bien, que muchas versiones e interpretaciones le habrán llegado a través de los que, con el afán de ser los primeros en “informarle” sobre mi escrito, han corrido presurosos a relatarle sus versiones de los hechos.
Es por ello, que decido escribirle directamente a través de este espacio que nos ayudó a construir el disenso y los cambios necesarios durante el periodo en que me tocó ser miembro del estamento estudiantil.
Desde un primer momento, tuve la certeza de que usted nunca tuvo, ni tiene malas intenciones para con las acciones a ser tomadas dentro de nuestra facultad.
Para mi, que soy hijo de una Docente que vive la profesión como una vocación y un servicio entiendo que muchas veces, creyendo hacer el bien comete errores.
Mas bien creo, que quienes la hacen cometer errores, son personas que “manipulan la información” para quitar beneficios particulares y por sobre todo, mantenerse en ese efímero poder que les otorga el cargo al que usted las y les asignó.
Dice el gran Marco Tulio Cicerón que “son siempre más sinceras las cosas que decimos cuando el ánimo se siente airado que cuando está tranquilo” y es por ello que, decidí escribir el artículo “Matar al Mensajero”.
Usted sabe que fui un alumno dedicado en las cuestiones académicas, y me involucré en los espacios estudiantiles, deportivos y políticos de la facultad.
Usted sabe, que no busqué el beneficio particular a través de los cargos electivos que ocupé en la facultad, como ser Presidente del Consejo de Delegados o Representante Estudiantil, y que los asumí con responsabilidad colaborando en todo con el Decanato, incluso cuando por motivos laborales no podía estar presente.
Usted sabe, que no fui de los alumnos, de los cuales, se deba tener vergüenza de representar a la facultad en cualquier espacio, sea dentro o fuera de la misma.
Debe reconocer que en todo este tiempo, busqué primero destacarme como alumno, luego como líder de mi curso, como uno de los dirigentes estudiantiles activos y ahora en una nueva faceta, intento hacer lo mejor de mí, como Docente.
Es por ello, que siento, como dice Cicerón, que mi “animo se siente airado” por todo lo que está sucediendo en la Facultad.
Y siento, que aunque haya “buena voluntad” de parte de todos los que le rodeamos, pero no conseguimos convencerla, es usted la que deberá tomar las medidas correspondientes para que las mismas se hagan de la manera correcta.
No podemos perder una oportunidad como la que nos están ofreciendo. Necesitamos tomar una decisión y esperamos que sea la correcta. Me sentiré profundamente decepcionado si no tenemos una o un candidato a Vice-Rector o Rectora.
Debemos generar la discusión, pero al mismo tiempo, debemos de aprender a escucharnos, tolerarnos y por sobre todo, evitar a los que “hacen ruido” para que no nos sentemos a hablar del tema.
Mi deseo, en todos estos años como estudiante, era que usted sea “nuestra Decana” y el apoyo que le brindamos ha sido “fiel y leal, sin subterfugios secretos”.
Las diferencias, las solucionamos en casa, y las que no pudimos, las elevamos a los que nos ayudaron a “separar la paja del trigo” y de este hecho usted lo sabe mejor que nadie.
Cuando estuvimos disconformes, le hicimos llegar el mensaje, usted lo analizó y se actuó en consecuencia.
Nunca olvido, una de aquellas noches bajo el TATAJYVA, y me pidieron que diga algunas palabras. En esa oportunidad dije: “Hoy estamos a su lado, y no dude, que si no va bien su administración, podríamos estar frente a frente” y hemos sido consecuentes con esta idea siempre.
Las cosas buenas, las elogiamos; las malas, las decimos y las cuestionamos. Esta no es la primera, ni será la última vez que me manifieste políticamente sobre algún aspecto de la facultad, aunque me digan que mis escritos pueden traerme consecuencias, porque no las temo.
Una de las cosas que aprendí, y que me han enseñado en las aulas de esta facultad, es que “el periodista debe buscar la verdad y decirla” y estoy obrando en consecuencia. Si me quedo callado, me perjudico a mí mismo, a usted y a toda la facultad.
Para cerrar esta carta, y que sepa que ambos buscamos el mayor beneficio para la Facultad de Filosofía le dejo esta frase de Cicerón: “La confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume; el respeto la conserva.”
Con el mayor respeto.                                                     

UNA AMABLE INVITACIÓN PARA QUIEN DESEE SABER ALGO MÁS


MATAR AL MENSAJERO



Por Salvatore Brienza
03.04.2014



En sólo quince días, en la Facultad de Filosofía intentaron “matar a los mensajeros”.
Este es un “error político común” en nuestro país cuando se desarrolla una intensa actividad política. Es de recordar que siempre aparece el dirigente político, estudiantil o gremial que se acerca y comenta algo, entrega un mensaje o da un consejo al líder del grupo o a algún referente que tenga el acercamiento suficiente a quien hacer llegar el mensaje. Como siempre ocurre terminan matando al mensajero antes que escuchar el sentido de los mensajes.
Este “enredo de palabras” tiene sus razones en la nueva campaña política, que se está desarrollando en la Universidad Nacional del Este (UNE) y que tiene repercusiones en todas las facultades de la misma, para la candidatura y elección del Nuevo Rector.
Para entender esto pondré las cartas sobre la mesa, por lo menos, las cartas que yo conozco; las que no, de seguro habrá algún “mensajero” para aclarármelas.
Por un lado esta, la candidatura del Vice-Rector, representa la “lógica sucesión del poder”, porque habiendo acompañado todo este tiempo al Rector, el mismo debe - o debería en todo caso- aspirar a suceder en el cargo a su anterior dupla electoral.
Por otro lado, está el denominado “Grupo de los Decanos”, que según fuentes confiables, proponen a un tal Nelson Riveros, Abogado de profesión a quien no conozco y de quien no me referiré por obvias razones, para la Candidatura a Vice-Rector, y luego, porque no decirlo a Rector.
Sin embargo, nada está claro en el horizonte.
Por un lado, el “grupo de decanos” sería más bien un “grupo de intención”, más que uno definido políticamente, y ahí estarían la Facultades de Economía, Derecho y, dicen las fuentes, Filosofía.
Por el otro lado, los que apoyarían a “GERO”, como dicen los íntimos allegados al Vice-Rector, serían las Facultades de Agronomía, Medicina y Politécnica.
Una vez definidos los campos de juego, quiero referirme a la Facultad de Filosofía y en especial, a la oportunidad que tiene nuestra casa de estudios en ocupar un cargo de relevancia dentro de la UNE.
Filosofía, es la facultad más pobre de la UNE, a la que asisten los estudiantes más humildes y trabajadores, la que en el presupuesto de la UNE ocupa la menor cantidad de recursos económicos solicitados.
En contrapartida Filosofía, ha sido propulsora de muchos cambios dentro de la UNE. Desde la creación de la Federación de Centros de Estudiantes de la UNE (FECEUNE), el Consejo de Estudio del Presupuesto de la UNE, la participación en los estamentos estudiantiles y universitarios a nivel nacional y porque no decirlo, la participación en foros internacionales representando a la UNE en Concursos de Oratoria con estudiantes de otras facultades.
Filosofía, debería ser el ámbito de discusiones filosóficas y políticas. Debería ser el FARO DEL CONOCIMIENTO y de las Investigaciones dentro de la UNE, por ser una facultad, eminentemente, basada en el pensamiento humanístico, político y social.
Sin embargo, en los últimos tiempos, hemos sido – y lo digo como miembro estudiantil y docente de la Facultad - víctimas de “los mismos males” que criticamos al anterior decano. Un nepotismo galopante, distribución de cátedras sin mérito o conocimientos básicos acordes a la materia asignada, despido injustificado –o justificado en chismes de pasillos- de humildes funcionarios trabajadores e incluso, amenazas a “los mensajeros” con “quitar cátedras o - como me dijeron- habría una serie de soluciones que creo no te convendría nada”
Ahora bien, aparentemente, la Decana no quiere asumir el papel de acompañar la candidatura del Ing. Gerónimo Laviosa, pero tampoco quiere dejar que “alguien de filosofía”, que obviamente debe tener el visto bueno de la Decana y el Consejo Directivo, pueda acompañar al Vice-Rector en la postulación.
Hay un buen grupo de Dirigentes Estudiantiles, Egresados no Docentes y Docentes que apoyarían a “una candidata” de la Facultad de Filosofía, pero no se llega a los acuerdos por desavenencias políticas internas de la FAFI, olvido de acuerdo previos y por sobre todo un “falso espíritu cristiano”.
Para recordar, la Decana llegó a ese puesto gracias a los que en su momento éramos estudiantes, un grupo de docentes y administrativos, decididos a generar una nueva Facultad y una Nueva Universidad. Sin embargo, desde sus primeros momentos, estos grupos fueron ignorados en la toma de decisiones políticas claves e importantes para la FAFI, a algunos se les rescindieron los contratos o se les asignó en “espacios políticos menores” dentro de la Facultad.
Lastimosamente, como sucede en los gobiernos unipersonales, son los que rodean al poder, quienes terminan destruyéndolos. Entre estos, se encuentran consejeras (No Directivas) de la Decana que no pasan de una mentalidad basada en “taco alto, maquillaje y chusmaje” y una pseudo-dirigencia gremial, que más se acerca a “círculos de parroquia, perifoneros de rosario o coros dominicales” cuando en la FAFI debe reinar el eclecticismo y la laicidad.
Personalmente, me preocupa que se pasen intentando “matar al mensajero” antes que “entender los signos de los tiempos”.
Para cerrar esto, me quiero referir a la figura del CONSIGLIERE o CONSEJERO. Siempre consideramos que la MAFIA es una agrupación criminal que no tiene escrúpulos para desarrollar su actividad delictiva. Sin embargo, en la MAFIA, especialmente la Italo-Americana, cada CAPO MAFIOSO tiene a los llamados “consigliere”, que son los “consejeros” y en muchos casos los “mensajeros” que deben de decir al CAPO DI TUTTI CAPI qué, cómo y con quién debe hablar, hacer o decir para seguir con los planes estratégicos de la organización.
Este “Consigliere” es respetado por todos los grupos familiares mafiosos, y nunca son atacados, ni física, ni verbalmente, para no “romper la armonía y la paz” entre las “FAMIGLIAS”.
Todo esto lo digo amparado en la Constitución Nacional, el Derecho a la Libre Expresión y mi condición de “hombre libre y de buenas costumbres”, por lo que espero, que estas líneas no se conviertan en motivo para “encender las hogueras del odio y matar al mensajero”.
Entonces, solo me queda decir, está entregado el mensaje.