Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

Escucha Ñn Radio On Line

lunes, 13 de enero de 2020

IDEOLOGÍAS Y PARTIDOS EN PARAGUAY

Por Fabián Chamorro (*)

Después de los aportes sobre el tema “Partido Colorado y socialistas”, surgió el debate sobre lo que es izquierda y derecha. Hay muchos libros que explican claramente la diferencia. Veamos si podemos delimitar la misma en nuestro país.
Hay diferentes tipos de izquierda y de derecha. La izquierda puede ser comunista, socialista, socialdemócrata o liberal (social liberal). Un comunista y un socialdemócrata son de izquierda, pero hay diferencias entre ellos.
En la derecha hay nazis, fascistas, socialcristianos y conservadores. Entre un fascista y un conservador también hay diferencias, aunque ambos sean de derecha. En Paraguay, el Partido Liberal, con los años se acercó a un social liberalismo (centro-izquierda), debido a los cambios sociales en las primeras décadas del siglo XX.
Los colorados hicieron prácticamente el mismo camino, pero abrazaron las luchas sociales más pronto. Estamos hablando de teorías que se convirtieron en leyes, como las reivindicaciones laborales. La mujer, indistintamente fue la gran postergada en el período preguerra chaqueña.
Ahora vamos a nuestras dictaduras: se dieron dictaduras de izquierda, con Rafael Franco (posteriormente febrerismo); y de derecha, con José Felix Estigarribia, Higinio Morínigo y ¿Alfredo Stroessner?. Después van a entender la interrogación.
La izquierda promueve los cambios sociales, está a favor de controles al mercado e intenta imponer impuestos más altos a los más ricos. La derecha quiere conservar el status quo, defiende una moral tradicionalista, y muchas veces favorece a los grandes capitales. Sin embargo,...nuestros gobiernos liberales y colorados han actuado como social liberales de izquierda moderada, interviniendo el estado en la educación pública gratuita, servicios de salud, el seguro social, las leyes laborales, etc., avanzando en conquistas sociales desde fines del siglo XIX.
En cambio, la derecha promueve que el estado no intervenga en la economía, que se deje en manos del mercado únicamente, y que todo servicio (incluyendo educación y salud) sea privado. Entre menos intervención del estado se promueva, más de derecha se es.
Esto muchas veces se presta a confusión con el liberalismo pues la no intervención del estado fue una vieja doctrina del liberalismo clásico, que retomada hoy promueve la intervención moderada del estado.
Viendo desde la lejana teoría, el stronismo fue un extraño híbrido..., que luego de 1989 heredó nuestra democracia, donde los autores políticos simplemente se adecuan al medio, sin tener en cuenta ideologías. Un extraño híbrido que se está tragando generaciones enteras de paraguayos.

FUENTES: Adolfo Miranda Sáenz y Joaquín Estefanía
* Chamorro, Fabián. Promotor Cultural. Paraguay siglos XIX y XX. Contador de historias. Twitter: @fabian_1932

sábado, 11 de enero de 2020

Prohibido girar a la izquierda


Por Salvatore Brienza
Cuando se dice: "Hay que entrar en la política para cambiar la sociedad", tiene algo de cierto y mucho de mentira. La política, es el arte de actuar (acción) en bien de los demás sin buscar un beneficio personal.
Hay por ahí una frase que dice "si los políticos tanto quieren ayudar a la sociedad, porqué cobran un salario?"
Entonces, no es ayuda. Es un trabajo. Y al trabajar, las responsabilidades no son colectivas, son individuales. Y deben responder por esa responsabilidad.
Los hombres (varones y mujeres) que ingresan a la política, en principio, hacen el discurso "bonachón, creíble e incluso, moralmente, sano". Pero ni bien llegan a sus objetivos electorales, reman en la misma dirección de lo que tanto criticaban.
El "gatopardismo" que dice "cambiemos todo, para no cambiar nada" es un clásico de la política criolla.
La izquierda viene sufriendo ataques sistemáticos de distintos sectores políticos, sociales e incluso empresariales. Para la sociedad paraguaya, en general, el discurso de izquierda es molestoso. Porque trae consigo la defensa a las clases desposeídas, al medioambiente, los indígenas y la crítica social y política que incomoda.
Lo paradójico es que "mucha de esta crítica" viene de personas que en su vida particular siguen siendo explotados, excluidos o, en muchos casos, beneficiados con el prebendarismo y la corrupción de los sectores tradicionales de la política nacional.
En estos últimos días, la novela "Camilo Soarez vs. P-MAS" ha sido caldo de cultivo para seguir destrozando las ideas de la izquierda soñadora.
Para nuestro país, ser de izquierda es ser comunista. Y siendo comunista, sos lo peor que puede existir sobre la faz de la tierra. "Por algo Stroessner los persiguió" dicen los más ignorantes.
Sin embargo, nuestra sociedad es, profundamente, comunista.
Vivimos en comunidades cuya estructura social está basada en la solidaridad. Hacemos pollada, rifas, bingos o hamburgueseadas para enfrentar todos los problemas que el estado no puede resolver.
La precariedad de las instituciones estatales es suplida con trabajos comunitarios, comisiones barriales u organizaciones sociales que enfocan el trabajo en resolver diferentes situaciones.
Pero no, la izquierda es mala. Los comunistas son "comedores de niños y bebedores de sangre".
Son formas de ver la vida y nuestra sociedad necesita ser más transparente y, moralmente, honesta.
No echemos la culpa, solamente, a la izquierda. Al final, el único gobierno de "izquierda" (pongo entre comillas, porque había actores de izquierda, pero fue más eclesial y pontificio, que otra cosa) fue el de Fernando Lugo.
Por algo, los sectores reaccionarios de derecha, consiguieron tumbarle usando el caso Curuguaty como argumento.
La izquierda es necesaria y urgente. Pero se debe construir una imagen más moderna y que se despegue del modelo "criollo" de hacer política.

lunes, 30 de diciembre de 2019

Edmundo, Edmundo que pasa en tu mundo?

Por Salvatore Brienza
El Arzobispo de Asunción, Monseñor Edmundo Valenzuela hizo una homilía, donde deslizó parte del anhelo cristiano que es "El amor al prójimo", pero todo tiene una explicación que no es la misma que "dijo lo que dijo, pero al final no dijo lo que dijo".
Como siempre, la iglesia nunca habla de manera directa. Bueno, solo para castigar a los herejes son bien claros. (Esto heredaron de los romanos. Por algo Cristo terminó en la Cruz).
La frase que supuestamente fue quitada de contexto dice lo siguiente:
“Hoy día, encontramos que hay parejas homosexuales que forman sus familias; no podemos nosotros desconocer esa realidad. Estamos acompañando a estas personas para poder darles misericordia y comprensión. Es cierto que es una situación moralmente irregular, pero no conseguimos nada denigrando o acusando. Lo que debemos proponerles es que vivan adecuadamente, que se reintegren, que recen, que sean solidarios, que sean sensibles a los pobres y a los necesitados”.
Lo malo de este discurso de Edmundo Valenzuela, que "intenta" ser progresista es que llama "familias ejemplares" a los que, supuestamente, "no tienen gays en su círculo familiar o solo están formados por papá, mamá e hijos".
Todos sabemos que más de uno, tiene amigos, familiares o conocidos que son divorciados, amancebados (Según el filósofo altoparanaense Virgilio Cantero,  "amancebado quiere decir manchado (por la tierra americana). Es decir en una condición antropológica inferior al europeo". Es decir, es un término discriminativo usado probablemente desde la colonia cuando los españoles, varones o mujeres, se unían con los mancebos/criollos/paraguayos), madres solteras o miembros de la comunidad LGTBIQ+.
Lo que la Iglesia, y especialmente la paraguaya, debería de reconocer es que fueron intolerantes con las minorías y "muy tolerantes, rayando a cómplices" de los curas pedófilos, acosadores y violadores de niños.
Y no se pongan en "Plan echemos la culpa a Lugo". Antes de él, ya habían Sacerdotes y Obispos con familias constituidas que "le llamaban tío a sus padres". (Facundo Cabral dixit)
Seamos honestos, Valenzuela está haciendo todo lo posible para "parecer pro", pero no puede hacerlo desde el discurso "sin sal".
Él, que ya solicitó su "jubilación", le fue aceptada, pero le obligan a quedarse 2 años más como Arzobispo de Asunción.
"Supongo" que el Papa Francisco le dió un "akãpete kuruzu" para que se ponga las pilas y deje una comunidad cristiana un poco más tolerante.
Eso espero.
En la actualidad, hay mucha sangre nueva en la Conferencia Episcopal Paraguay (CEP) pero necesitan, esas voces, tomar la posta.
Pero como la Iglesia no siempre sigue las directrices papales, y vemos con angustia y desesperanza cómo se desdicen de sus opiniones, echando la culpa a la prensa.
No es raro. La hipocresía es una práctica común dentro de la Curia Vaticana o las Conferencias Episcopales. Es que lo político, dentro de la iglesia de Cristo, se viste con túnicas sagradas para no perder su poder pastoral.
Hoy, la Iglesia necesita ser renovada en sus cuadros. Los feligreses deben aprender a amar al prójimo. En todo caso, "quien no tenga pecados, que lance la primera piedra".

jueves, 26 de diciembre de 2019

Ciencia Invisible

Por Salvatore Brienza
Hace tiempo, vengo leyendo y escuchando, desde distintos actores académicos, científicos y empresariales, que las ciencias en Paraguay está en sus primeros niveles de investigación y conocimiento, y que no hay ciencia para el desarrollo del país.
Que todo está por hacerse, y que no hay verdadera investigación, salvo esporádicos "intentos" que nacen en las instituciones universitarias y en el ámbito privado. Que todo es puro "bla, bla Marxista".
Sin embargo, está muy alejado de la realidad.
Hace unos días, fallecía Bartomeu Melià, un gran investigador y pensador español que vivió en Paraguay haciendo ciencia, y de las mejores, porque nos ayuda a conocernos como paraguayos. Y como él, hay genios vivos, a quienes no mencionaré para no ser injusto con nadie, y que en este país están haciendo ciencia e investigación con mucho esfuerzo. Estos investigadores, con sus trabajos, aportan a las Ciencias Sociales, Políticas, Históricas, Filosóficas, etc., y lo hacen, por fuera del financiamiento del Consejo Nacional de Ciencias y Tecnología (CONACYT).
Muchos de ellos, no todos por una cuestión de tiempo, fueron entrevistados en Generando Filosofía Radio, por Ñacurutu News Radio Online, cuyas voces fueron registradas en el libro "RESONANCIAS, Pensamiento Latinoamericano" y han revelado todos los trabajos en los que están involucrados, así como probables proyectos de investigación a realizar. La Ciencia no depende de dinero alguno, pero ayuda al investigador a sobrevivir.
Desde Cecilio Báez, Serafina Dávalos, Ramón Indalecio Cardozo, León Cadogan, Branislava Susnik,  además de muchos otros paraguayos y extranjeros han estado haciendo Ciencia, fuera de las instituciones y mucho antes de la creación del  CONACYT.
Por el lado de la investigación privada, fuera de las Ciencias Sociales, me consta como las multinacionales del agro, las hidroeléctricas y algunas empresas privadas llevan adelante financiamiento de sus equipos de  Investigación y Desarrollo (l+D) para beneficiar a sus negocios y financiando con capital privado. No hay duda de que esto también es ciencia. Pero, lógicamente, sus investigaciones, compartidas en cierto modo dentro del ámbito académico, es directamente proporcional al valor económico que esos descubrimientos puede otorgarles como rentabilidad en sus negocios. Es decir, cuánto más beneficioso sea para la empresa, menos posibilidades hay de que sea llevado al ámbito académico y que ese dato sea "público y accesible" para todos. Y no está mal, no estoy cuestionando el interés del lucro detrás de este tipo de ciencia.
Por qué hago ésta introducción?
Porque he leído que "el marxismo" se ha apoderado de las ciencias en Paraguay y que el CONACYT es un espacio para repartir dinero solo a organizaciones "marxistas".
Tal es uno de los argumentos para "designar" a un representante del empresariado como miembro del CONACYT.
He leído todo lo que pude sobre los argumentos a favor y en contra.
Pero es claro que los empresarios no están de acuerdo con poner dinero en investigaciones que salgan contra los intereses económicos que ellos representan. Sea en el ámbito del agronegocios, la ecología, la sociología o la economía, donde siempre será una cuestión de intereses y perspectivas.
Hacer Ciencias no es difícil, lo verdaderamente dificultoso es integrar el "Círculo Rojo" de los eruditos y beneficiados con el dinero que la sociedad pone para investigar.
En nuestro país, con un índice bajo de lectura comprensiva, incluida la academia, no es nada raro que esté sucediendo la "mercantilización de la ciencia".
Debemos superar la idea de que "si no me beneficia, no es negocio".
El conocimiento financiado con dinero público, no puede ser propiedad privada, ni manejado por intereses privados. Debe ser manejado por científicos y gente que tenga la capacidad para ampliar el horizonte de conocimiento.
Considero que las grandes empresas deberían financiar I+D en las Universidades Públicas y Privadas, pero no pueden "lucrar con ese conocimiento".
Hagamos Ciencia, pero no lucremos con ella.

jueves, 12 de diciembre de 2019

El símbolo del sombrero blanco

Por Salvatore Brienza
En el año 2007, tres fiscales anticorrupción fueron destituidos y enviados al Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados por no tener contemplación a la hora de investigar los casos de Corrupción, Lavado de dinero e incluso, nexos entre delincuentes y sectores políticos afines al gobierno. Es decir, "a los amigos".
Estos fiscales eran en aquel momento, el fiscal adjunto Carlos Arregui y los  fiscales René Fernández y Arnaldo Giuzzio.
En ese entonces, embajador de los Estados Unidos James Cason, mencionó que "hemos sido muy afortunados en encontrar individuos e instituciones que se encuentran realmente comprometidos en la lucha contra la corrupción, como sin lugar a dudas es el caso de las unidades especializadas de delitos económicos y anticorrupción".
En un gesto que puede llamarse histórico, Cason entregó "sombreros blancos de Cowboys" a los fiscales enjuiciados enviando un mensaje simbólico a las organizaciones mafiosas empotradas en el poder.
El sombrero blanco es el símbolo de los "Rangers de Texas" los famosos "Llaneros solitarios" que tenían la capacidad de investigar y capturar a los mayores delincuentes del Oeste Americano.
Este mensaje, no fue muy bien recibido en aquel entonces, pero lo peor de todo es nadie tomó nota y, los sectores políticos ambiciosos de poder, se acomodaron al dinero ilegal y se creyeron intocables.
La noticia de la instalación de Oficinas del FBI y del Departamento de Justicia de los EEUU en Paraguay, causó revuelo en los círculos políticos.
En estos últimos tiempos hay varios hechos que llaman la atención.
Por un lado, la detención de la Ex-Diputada Cintya Tarragó y su marido en Estados Unidos y por el otro, la cancelación de las Visas de por vida al Ex-Senador Óscar González Daher, al Ex-Fiscal General Javier Díaz Verón y familiares de ambos, levantó aún más los niveles de alerta en sectores dirigenciales de los partidos políticos tradicionales e incluso,  no tradicionales.
Otro hecho que llama la atención es el viaje del Presidente Mario Abdo Benítez a los Estados Unidos, "sin Ministros o Asesores" para reunirse con el Presidente Donald Trump, dicen que van a tratar temas como corrupción, lavado de dinero, narcotráfico y terrorismo.
La conformación del Equipo nacional de equidad y transparencia por parte del Presidente de la República, Mario Abdo Benítez, antes de viajar a EEUU, es otra de las señales que llaman la atención. El designado para llevar adelante este equipo es René Fernández.
Ahora, hagamos un recuento de los cargos que ocupan aquellos fiscales destituidos y enjuiciados en el 2007.
Carlos Arregui, en la Seprelad (Lavado de Dinero), Arnaldo Giuzzio en la Senad (Narcotráfico) y René Fernández, en el Equipo de Equidad y Transparencia (Anticorrupción).
Ahora es más claro el panorama. Estados Unidos, a través de su Embajada está presionando al gobierno para que se tomen las medidas y con ese fin, tiene a sus "Sheriffs Criollos" en los cargos que necesitan más peso para destruir el poder de la mafia en la política nacional y por sobre todo, que puede terminar perjudicando a los intereses norteamericanos en la región.
Para los yanquis, nuestro país no tiene posibilidad de destruir a las organizaciones criminales internacionales. Estamos secuestrados por las organizaciones criminales.
Hemos capturado a delincuentes del PCC, porque el Brasil hace el seguimiento. Cayó Oscar González Daher, con escuchas de conversaciones a su Secretario Fernández Lipmann a través de  tecnologías, que nuestros sistemas de inteligencia no tienen.
Todo esto, nos demuestra que como país, como ciudadanos, no estamos haciendo bien las cosas. Seguimos eligiendo siempre a los peores, los más corruptos y por sobre todo a los menos transparentes en cuestiones de utilización del dinero público y la financiación de las campañas.
Mientras no tengamos la conciencia de elegir personas que puedan demostrarnos integridad, ética y compromiso social serio, seguiremos convirtiéndonos en el "Salvaje Oeste" donde los bandidos deciden quienes serán los concejales, intendentes, gobernadores o legisladores.
Debemos pensar que el 2020 está llegando y los Sheriffs ya están aquí.