Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

martes, 6 de diciembre de 2016

OPERACION ENCUBIERTA

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.” 

Bertolt Brecht


Por Salvatore Brienza

Han pasado días de aquella mañana en que esta noticia me impactó.
Requisan droga y panfletos del EPP en casa de docente universitario (Diario Vanguardia)
Fue difícil pensar, clarificar la mente, razonar con lógica. El shock fue directo.  Casi un “nocaut”. El contenido de la noticia involucraba a dos personas a quienes conozco.
Ellos son el compañero de Facultad, Colega, Amigo y Camarada de Curso de Maestria en Ciencias Sociales, Pedro Espinoza que además es catedrático universitario, miembro del Partido Comunista y periodista de una radio regional y su esposa Dora Meza, Licenciada en Historia y egresada de la misma Facultad de Filosofía y Universidad Nacional del Este.
Lo que sí me dejó estupefacto es que se haya encontrado “droga” en el allanamiento.

(A partir de aquí, quiero hacer el siguiente raciocinio)

Pedro, trabajando para UNE TV.
SOBRE EL CAMARADA PEDRO ESPINOZA
Pedro Espinoza, es por todos conocido como un luchador estudiantil, gremial, sindical y social.
Y si alguien debe llevar el  apodo de LUCHADOR DE LAS CLASES POPULARES, uno de ellos es Pedro.
Cuando lo conocí allá por el año 2008, militaba fuertemente en el Partido Comunista, y en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional del Este.
Un hecho conocido era su discurso “ferviente, sin tapujos, ni temor”, con argumentos claros y contundentes, lo que demostraba su convicción y militancia SOCIAL y COMUNISTA.
Sin embargo, y a pesar de nuestras varias discusiones sobre la realidad nacional, nunca cambió su postura ideológica y siempre se jactó de tener la mente abierta para discutir de cualquier tema con todos nosotros. Los que le conocemos, o sea, los ideológicamente distintos compartimos los mismos anhelos y deseos por una  "Educación Inclusiva, Diversa y por sobre todo crítica politica a los estamentos de poder". Este hecho, une hasta hoy, nuestras luchas en la Universidad, en la profesión y en los distintos partidos políticos donde algunos militan activamente y otros, como yo, con menor presencia.
Esto lo hacíamos desde  el Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía, el Consejo Directivo (donde ambos fuimos Representantes Estudiantiles) y la Universidad e incluso, en las tertulias post clases, para discutir los discursos de los políticos o candidatos de turno de los partidos tradicionales y no tan tradicionales.
En ningún momento, estas discusiones filosófico-políticas, nos llevó a "no dirigirnos la palabra o a dejar de alternar ideas con relación a las propias posturas sociales o politicas".

SOBRE LA COMPAÑERA DORA MEZA
Pedro y Dora - Conferencia de Historiadores
Que Dora Meza, es esposa de Pedro Espinoza es por todos conocido. Que también es hermana de Aldo y Magna Meza, era también conocido, incluso por autoridades de la UNE y la FAFI. Hay un viejo refrán que dice: “No se eligen los hermanos y tampoco los parientes”.

Este último hecho, nunca fue, para los que los conocemos, motivo de presunción, sospecha hacia sus opiniones o motivo para dejar de ser sus amigos o de intercambiar pareceres.
A Dora la conocimos, cuando con sus otras hermanas, llegaron a la Facultad de Filosofía para cursar distintas carreras, entre ellas, si mal no recuerdo, Psicologia o Filosofia e Historia.
En las tertulias en la cantina de la Facultad, estuvieron abiertas a conversar de distintos temas, aunque siempre mantuvieron un perfil bajo por su condición de “hermanas de Magna y Aldo Meza”.
No recuerdo alguna vez haberles preguntado por sus hermanos, pero siempre respeté ese “temor interno” que todos tenemos a que nos pregunten sobre temas familiares y más aún delicados para con su familia.
Cuando Dora, culminó su carrera en Historia, y luego de la ceremonia de egreso, fui invitado por Pedro a comer unas pizzas en un conocido local del Barrio Ciudad Nueva, de Ciudad del Este.
En aquella ocasión, me tocó conocer a los padres de Dora y a sus otras hermanas. Gente muy sencilla y alegre. Las manos callosas, y el porte campechano de Don Meza, hizo que todo fuera divertido, festejando un momento importante para la familia de Dora.
Mis prejuicios, que todos tenemos, se disiparon ese día y reforzó mi idea tomada de aquella frase que dice: “”Hay una historia detrás de cada persona. Hay una razón por la cual son como son. Piensa en eso antes de juzgar”.

Pedro Espinoza durante un Concurso de Oratoria en la UNE.
SOBRE LA DROGA
Sobre este punto, la droga, solo me queda analizar varias opciones para justificar lo acontecido:
      1. La droga ha sido colocada  “ex profeso” en la casa para que “no se pueda solicitar medidas alternativas a la prisión”. (La Ley 1340 no permite medidas alternativas)
      2. Los panfletos del EPP y los CD, tiene el objetivo de “conectar a Dora con el grupo criminal”, quienes, supuestamente, trafican con droga. (Los modelos de panfletos y canciones guerrilleras, se encuentran en internet, y cualquiera puede montarlos con una computadora). (Muchos periodistas, poseen videos del EPP, que fueron difundidos por las propias fuerzas de seguridad).
      3.  Si había droga en el patio, y era conocido por los propietarios, no hubieran dejado que se ingrese. (Sin embargo, siempre estuvieron abiertos a la investigación, y Pedro confesó que “en muchas ocasiones, dejaba el portón abierto sin candado, mientras salía a trabajar”)
      4.   Si el motivo era tan sólo la cuestión ideológica, no es argumento legal para meterlos a prisión, la droga sí. (La constitución garantiza la libertad de asociación y de pensamiento)
      5.  La droga, fue “plantada” por las fuerzas de seguridad, con el fin de cerrar el año con “alguna captura importante al narcotráfico y el EPP”. (Hay casos evidentes y conocidos públicamente, sobre trabajos internos de la policía, para involucrar a personas con drogas, con el fin de extorsionarlos o perjudicarlos).
Por el momento me quedo con estas 5 opciones. Aunque varias fuentes han aportado pistas para determinar el objetivo final de este "procedimiento absurdo".

Pedro y su hijo, durante el concurso de Oratoria.
CONCLUSION
En primer lugar, no creo que Pedro necesite de traficar con estupefaciente para  sentirse realizado como persona, no es un tipo de ostentación y muy por el contrario, es generoso incluso cuando aprieta el zapato. La casa que tiene, según él mismo nos contó, es fruto de su trabajo como periodista en las mejores épocas de Radio Parque.
Pienso que un docente calificado, profesional del periodismo, estudiante de Maestría en Ciencias Sociales con énfasis en Ciencias Políticas y un activo militante del Partido Comunista y por sobre todo, una persona solidaria con gente humilde no necesita ganar dinero con droga.
Pedro y Dora, son “victimas de alguien” que los quiere ver fuera del juego político y más aún de la crítica social. Es una “Operación encubierta”, donde se busca encontrar nexos entre Dora y sus hermanos que militan en el EPP.
La droga es la excusa para meterlos preso y de paso generar un efecto mediático, con el fin de “dejar bien parados a la Policía y el Nuevo Ministro del Interior”.
La práctica es típica de la policía nacional, que nunca dejó de practicar el “sistema stronista de plantar pruebas” e incluso “alterar pruebas” para incriminar a las personas.
La sociedad está tan “ciega, sorda y muda”, que no comprende que este tipo de prácticas es la que permiten a las personas “robar al estado, millones de dólares, malversando fondos” y luego terminan impunes, porque pueden “torcer la voluntad de jueces y fiscales” para su beneficio.
Si hay algo que debemos hacer como sociedad, es la de comprender que “una vez en el poder, el delincuente, usa la ley a su favor y perjudica a los que ella (la ley) debe de proteger”.
Finalmente, les dejo esta frase de Bertolt Brecht, que siempre recuerdo, porque a todos puede alcanzarnos las injusticias de los poderes fácticos.

"Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada".

lunes, 31 de octubre de 2016

“Inmolo a Molas y despeño a Peña”



Por Salvatore Brienza


Lo que ocurrió en la Convención del Partido Colorado, con el ahora Ex – Ministro del Interior, Francisco de Vargas y la afiliación a la Asociación Nacional Republicana del Ministro de Haciendo, Santiago Peña, me trajo a la memoria las palabras que encabezan este escrito.

El texto en sí pertenece a Augusto Roa Bastos, quien en su obra máxima Yo, El Supremo, inicia hablando de un pasquín encontrado por la puerta de la catedral. Y justifica, los motivos para tener mano dura contra los que “conspiraban” contra El Supremo y la nación paraguaya.

Transcribo el texto del panfleto, para comprender mejor y me gustaría que los lectores que inician la lectura, se pongan en la piel, o la mente, del que, a mi criterio, es el verdadero Padre de la Patria.

El panfleto dice así:

(“Yo el supremo Dictador de la República”

“Ordeno que al acaecer mi muerte mi cadáver sea decapitado; la cabeza puesta en una pica por tres días en la Plaza de la República donde se convocará al pueblo al son de las campanas echadas a vuelo.”

“Todos mis servidores civiles y militares sufrirán pena de horca. Sus cadáveres serán enterrados en potreros de extramuros sin cruz ni marca que memore sus nombres.”

“Al término del dicho plazo, mando que mis restos sean quemados y las cenizas arrojadas al río.”)

A continuación y en un delito literario, acodiciono las palabras del Dr. Francia y de su secretario Policarpo Patiño para entender mejor.


(Dr. Francia: En cursiva y negritas)

(Plicarpo Patiño: Sin cursivas y negritas.)





¿Dónde encontraron eso?

Clavado en la puerta de la catedral, Excelencia. Una partida de granaderos lo descubrió esta madrugada y lo retiró llevándolo a la comandancia. Felizmente nadie alcanzó a leerlo.

No te he preguntado eso ni es cosa que importe.

Tiene razón Usía, la tinta de los pasquines se vuelve agria más pronto que la leche. Tampoco es hoja de Gaceta porteña ni arrancada de libros, señor.

¡Qué libros va a haber aquí fuera de los míos! Hace mucho tiempo que los aristócratas de las veinte familias han convertido los suyos en naipes. Allanar las casas de los antipatriotas. Los calabozos, ahí en los calabozos, vichean en los calabozos. Entre esas ratas uñudas greñudas puede hallarse el culpable. Apriétales los refalsos a esos falsarios. Sobre todo a Peña y a Molas. Tráeme las cartas en las que Molas me rinde pleitesía durante el Primer Consulado, luego durante la Primera Dictadura. Quiero releer el discurso que pronunció en la Asamblea del año 14 reclamando mi elección de Dictador. Muy distinta en su letra en la minuta del discurso, en las instrucciones a los diputados, en la denuncia en que años más tarde acusará a un hermano por robarle ganado de su estancia de Altos.

Puedo repetir lo que dicen esos papeles, Excelencia.

No te he pedido que me vengas a recitar los millares de expedientes, autos, providencias del archivo. Te he ordenado simplemente que me traigas el legajo de Mariano Antonio Molas. Tráeme también los panfletos de Manuel Pedro de Peña. ¡Sicofantes rencillosos! Se jactan de haber sido el verbo de la independencia. ¡Ratas! Nunca la entendieron. Se creen dueños de sus palabras en los calabozos. No saben más de chillar. No han enmudecido todavía. Siempre encuentran nuevas formas de secretar su maldito veneno.

Sacan panfletos, pasquines, libelos, caricaturas. Soy una figura indispensable para la maledicencia. Por mí, pueden fabricar su papel con trapos consagrados. Escribirlo, imprimirlo con letras consagradas sobre una prensa consagrada. ¡Impriman sus pasquines en el Monte Sinai, si se les frunce la realísima gana, folicularios letrinarios!

Hum. Ah. Oraciones fúnebres, panfletos condenándome a la hoguera. Bah. Ahora se atreven a parodiar mis Decretos supremos. Remedan mi lenguaje, mi letra, buscando infiltrarse a través de él; llegar hasta mí desde sus madrigueras. Taparme la boca con la voz que los fulmino. Recubrirme en palabra, en figura. Viejo truco de los hechiceros de las tribus. Refuerza la vigilancia de los que se alucinan con poder suplantarme después de muerto. ¿Dónde está el legajo de los anónimos?

Ahí lo tiene, excelencia, bajo su mano.

No es del todo improbable que los dos tunantes escrivanos Molas y de la Peña hayan podido dictar esta mofa. La burla muestra el estilo de los infames faccionarios porteñistas. Si son ellos, inmolo a Molas, despeño a Peña. Pudo uno de sus infames secuaces aprenderla de memoria. Escrita un segundo. Un tercero va y pega el escarnio con cuatro chinches en la puerta de la catedral. Los propios guardianes, los peores infieles.

Razón que le sobra a Usía. Frente a lo que Vuecencia dice, hasta la verdad parece mentira. 

No te pido que me adules, Patiño. Te ordeno que busques y descubras al autor del pasquín.
Debes ser capaz, la ley es un agujero sin fondo, de encontrar un pelo en ese agujero. Escúlcales el alma a Peña y a Molas.

Señor, no pueden. Están encerrados en la más total oscuridad desde hace años.

¿Y eso qué?

Después del último Clamor que se le intercepto a Molas, Excelencia, mande tapiar a cal y canto las claraboyas, las rendijas de las puertas, las fallas de tapias y techos.

Sabes que continuamente los presos amaestran ratones para sus comunicaciones clandestinas.

También mande taponar todos los agujeros y corredores de las hormigas, las alcantarillas de los grillos, los suspiros de las grietas. Oscuridad más obscura imposible, Señor. No tienen con que escribir.

¿Olvidas la memoria, tú, memorioso patán? Puede que no tener luz ni aire. Tienen memoria. Memoria igual a la tuya. Memoria de cucaracha de archivo, trescientos millones de años más vieja que el homo sapiens. Memoria del pez, de la rana, del loro limpiándose siempre el pico del mismo lado. Lo cual no quiere decir que sean inteligentes. Todo lo contrario. ¿Puedes certificar de memorioso al gato escaldado que huye hasta del agua fría? No, sino que es un gato miedoso. La escaldadura le ha entrado en la memoria. La memoria no recuerda el miedo. Se ha trastornado en miedo ella misma.

¿Sabes tú qué es la memoria? Estomago del alma, dijo erróneamente alguien. Aunque en el nombrar las cosas nunca hay un primero. No hay más que infinidad de repetidores. Sólo se inventan nuevos errores. Memoria de uno solo no sirve para nada. Estómago del alma. ¡Vaya fineza! ¿Qué alma han de tener estos desalmados calumniadores? Estómagos cuádruples de bestias cuatropeas. Estómagos rumiantes. Es ahí donde cocinan sus calderadas de infamias. ¿De qué memoria no han de necesitar para acordarse de tantas patrañas como han forjado con el único fin de difamarme, de calumniar al Gobierno? Memoria de masca-masca.

Memoria de ingiero-digiero. Repetitiva. Desfigurativa. Mancillativa. Profetizaron convenir a este país en la nueva Atenas. Areópago de las ciencias, las letras, las artes de este Continente. Lo que buscaban en realidad bajo tales quimeras era entregar el Paraguay al mejor postor. A punto de conseguirlo estuvieron los areopagitas. Los fui sacando de en medio. Los derroque uno a uno. Los puse donde debían estar. ¡Areópagos a mí!

¡A la cárcel, collones!

Al reo Manuel Pedro de Peña, papagayo mayor del patriciado, lo desblasone. Descolguelo de su heráldica percha. Lo enjaule en un calabozo. Aprendió allí a recitar sin equivocarse desde la A a la Z los cien mil vocablos del diccionario de la Real Académica. De este modo ejercita su memoria e el cementerio de las palabras. No se le vayan a herrumbrar los esmaltes, los metales de su diapasón palabrero. El doctor Mariano Antonio Molas, el abogado Molas, vamos, el escriba Molas, recita sin descanso, hasta en sueños, trozos de una descripción de lo que él llama la Antigua Provincia del Paraguay. Para estos últimos areopagitas sobrevivientes, la patria continúa siendo la antigua provincia. No mientan, aunque sea por decoro de sus lenguas colonizadas, a la Provincia Gigante de las Indias, al fin de cuentas, abuela, madre, tía, parienta pobre de virreinato del Río de la plata enriquecido a su costa.

Aquí usan y abusan de su rumiante memoria no solamente los patricios y areopagitas vernáculos. También los marsupiales extranjeros que robaron al país y embolsaron en el estómago de su alma el recuerdo de sus ladroncillos. Ahí está el francés Pedro Martell.

** Después de veinte años de calabozo y otros tantos de locura sigue temando con su cajón de onzas de oro. Todas las noches saca furtivamente el cofre del hoyo que ha cavado con las uñas bajo su hamaca; encuentra una por una las relucientes monedas; las prueba con las desdentadas encías; las vuelve a meter en su caja fuerte y la entierra otra vez en el hoyo. Se tumba en la hamaca y duerme feliz sobre su imaginario tesoro. ¿Quién podría sentirse mas protegido que el? Del mismo modo vivió en los sótanos por muchos años otro francés, Charles Andréu-Legard, ex prisioneros de la Bastilla, rumiando sus recuerdos en mi bastilla republicana. ¿Puede decirse acaso que estos didelfos saben que cosa es la memoria? Ni tú ni ellos lo saben. Los que lo saben ni tienen memoria. Los memoriones son casi siempre antidotados imbéciles. A más de malvados embaucadores. O algo peor todavía. Emplean su memoria en el daño ajeno, mas no saben hacerlo ni siquiera en el propio bien. No pueden compararse con el gato escaldado. Memoria del loro, de la vaca, del burro. No la memoria-sentido, memoria-juicio dueña de una robusta imaginación capaz de engendrar por si misma los acontecimientos.


¿Porque me trajo la memoria esta frase y tuve que poner todo el texto relativo?

Porque el Presidente Horacio Cartes, está repitiendo lo mismo que Stroessner. Quiere ser “el Padre de la Patria”, el “Cuarto reconstructor nacional” y tantos otros epítetos que solo los “falsarios, los Sicofantes rencillosos” quienes pululan alrededor del gobernante le dicen y le hacen creer. Todo esto endeudando la república. Y así como Stroessner cree que puede ser “El Supremo”.

Si Roa Bastos estuviera vivo, es probable que ya habría cruzado a Clorinda…, por las dudas. Cartes no es ni Stroessner y mucho menos el Dr. Francia.

Volviendo a la reflexión del Verdadero Supremo para el Dr. Francia, ser patriota, nacionalista o republicano, indistintamente del concepto que usemos nosotros es una cuestión de convicción y estilo de vida. No de un oportunismo político.

Es así que Francisco de Vargas, quien siempre se ha caracterizado por ser un hombre fuerte del presidente, prácticamente “intocable”, ha sido “inmolado” frente al Altar del Coloradismo que es la Convención Colorada, cuyos Sumos Sacerdotes han recibido la sangre del degollado cordero de la propiciación para lavarse de los pecados y eximir de culpas al mandatario de los errores que la cartera de estado más complicada que es el Ministerio del Interior.

Y la afiliación del Ministro de Hacienda, Santiago Peña, ha sido como un  ejemplo de que “no importa tu formación, aquí si no sos afiliado colorado” no podes seguir siendo del gobierno. El rojo del pañuelo es del color de la sangre que lo purifica frente a los “Co-Religionarios”. Quienes saludaron su afiliación no olvidarán que su tatarabuelo -según Peña la justificación de su solicitud de membresía- fue un Legionario que combatió contra López y que estaba afiliado al Partido Liberal, y terminarán recordándole ese pasado en cualquier momento.

Hemos vivenciado uno de los espectáculos más horribles de los últimos tiempos. La creencia de una persona que es el Gran Sumo Sacerdote de la religión colorada que inmola frente a sus fieles a los corderos y los despeña en acantilados para aplacar sus gritos.

Nuestro pueblo necesita que empecemos a tener memoria. No podemos seguir cometiendo los mismos errores.

No debemos ser esos “memoriones…, antidotados imbéciles” que “emplean su memoria en el daño ajeno, mas no saben hacerlo ni siquiera en el propio bien.”

Tan sólo leyendo libros, podremos avanzar en este país. Si tan sólo cada paraguayo hubiera leído Yo, El Supremo y entendiera las palabras que dicen allí, que mucho hubiéramos avanzado.

Por eso les dejo estas últimas líneas del discurso del Supremo:

“Los hechos sucedidos cambian continuamente. El hombre de buena memoria no recuerda nada porque no olvida nada.”