Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

Escucha Ñn Radio On Line

martes, 27 de enero de 2009

Una cosa es continuar la historia y otra cosa repetirla

Por Jorge Alcaraz

El inicio
Recuerdo que a inicios del 2008 cuando con un conjunto compañeros idealistas y a la vez realistas discutíamos las grandes fallas, incongruencias y debilidades que caracterizaban notablemente a nuestra querida Facultad de Filosofía, este análisis nos llevó a una contundente e irrevocable decisión “Si no nos movemos, si no reclamamos, si no buscamos cambios, las cosas continuarían iguales o peores”.
Sabíamos claramente que para un cierto accionar valedero y eficaz, necesitaríamos de un apoyo popular, el apoyo de la masa, ese grupo de compañeros generalmente “trabajadores-estudiantes” y no “estudiantes-trabajadores”, en gran número “apatizados por el sistema”, e infelizmente “lento social y políticamente hablando”. Pero con exactitud interpretábamos que era parte de un proceso, y como estudiantes con fines realmente nobles decidimos colaborar con un cambio impulsado desde el alumnado, un cambio profundo y con resultados claros.
Tal es así que decidimos actuar desde las vías establecidas, “El Centro de Estudiantes”, una herramienta política que poseemos los universitarios de notable peso en las decisiones de carácter estudiantil y que jamás había funcionado acorde a las exigencias en más de una década de existencia en esta institución universitaria humanista.
Partiendo al ataque
Establecido una filosofía clara y estructurado un camino de ruta sumamente interesante y altamente realizable, despertamos los frágiles estamentos electorales e iniciamos un proceso electoral. Fue un momento bastante interesante, comenzaron a surgir líderes y también aprovechadores, eso motivó aún más el proceso y lo veíamos como saludable pero a la vez peligroso. Comenzaron a surgir otros movimientos y todo se prestó para un debate, hecho que se realizó con la presencia de tres listas que aspiraban el Centro de Estudiantes.
Fue bueno e importante, pero quizás por falta de experiencia de los organizadores el debate no fue de lo más claro y eficiente, permitió por ejemplo que una lista prácticamente repita los proyectos que tenían la otra, no se pudo presentar la verdadera viabilidad de las promesas y entre otros errores claros (solicitar archivo audiovisual) que de alguna manera afectaron en la decisión del electorado.
El día D
Y así llego el día de las elecciones, el resultado fue aplastante, resultó electo indiscutiblemente los de las otra lista; lista con la a cual no sentíamos ninguna afinidad. Era sumamente legal y la aceptamos sin sobresaltos. Pero de hecho al hacer un análisis de nuestros errores como movimiento, encontramos algo que nunca nos imaginábamos, nuestros candidatos eran de una misma carrera, y de un mismo curso, situación que implicó en cierta relevancia debido a que la lista vencedora presentaba candidatos de las carreras de matemática y psicología, que prácticamente arrastraban a un 60 a 70% del electorado, y la cuestión fue clara, la cosa fue por bloque, el electorado simpatizaba más por el representante de su carrera y votó, hasta podríamos llamarle de un pseudo partidismo que de hecho desembocaba en un ridículo pero clásico fanatismo común aún en el paraguayo.
Respetando los procesos
Decidimos trabajar de manera crítica, continuamos desarrollando algunos proyectos en papeles, algunos lo concretamos como en el caso del cortometraje, y hasta viajamos a algunas embajadas para ir estableciendo contactos, viendo posibilidades de atraer actividades, donaciones y generando un ambiente propicio para un cambio, también el Consejo de Delegados, presentó varios proyectos y el Ñacurutú News fue una gran inversión y se plantó como una instancia bastante preponderante.
El centro de estudiantes
Desde mi óptica, el centro de estudiantes continuó prácticamente igual, o talvez peor. Las principales propuestas, como el mejoramiento del precio y de los productos de la cantina, la biblioteca, las actividades culturales, el transporte, la seguridad, la búsqueda de convenios, la calidad de enseñanza, fueron completamente olvidadas y solo hubo una gran intervención del centro que desde mi visión particular resultó bastante estúpida e inútil “La defensa del cargo de un personal administrativo” hechos que provocó una tremenda ira, enojo y un despliegue logístico y de masa bastante interesante de los principales líderes del centro en total discordancia con la situación, el momento, el ambiente y las reales necesidades urgentes del estudiantado que continuaba y continúa sufriendo de penurias básicas y solucionables muchas veces. A todo esto se suma la influencia del sobrino del antiguo decano que lideró tal insignificante acto e intentó valerse del hecho para quebrar la institucionalidad de la FAFI del momento (era una jugada política a la cual el centro se prestó inocente o interesadamente).
Tal manifestación perdió fuerza con el paso del tiempo, probablemente por la inconsistencia de su origen y de su necesidad, como lo creímos desde un primer momento.
La prueba final.
Pero las cosas quedaron realmente candentes cuando nuestros derechos como alumnos y la independencia de la UNE fueron brutalmente atropellados desde todo punto de vista por el antiguo Decano de la institución que con una “amañada medida cautelar” procedió a tomar la facultad de una forma arbitraria, en plena época de exámenes finales, custodiados con guardias privadas armados, GEO, notarios y con una infinidad de amenazas a cualquiera que disgustase de su apreciación. Era un duró, pero gran momento. Era el tiempo de que los líderes y representantes electos pongan la cara. MBAAAA!!!!
Fueron un grupo de bravos alumnos, de forma independiente, motivados por compañeros y de algunos pocos profesores leales a un ideal verdadero de cambio que combatieron momentos duros y complicados desde un primer momentos, muchos ellos compañeros del 1er año y otros del Consejo de Delegados.
Fue así que se iniciaron verdaderos duros combates, cada día era una gran batalla, se estuvo a punto de llegar a enfrentamientos con la policía, y con representantes de la fiscalía, hubo discusiones y amenazas con los profesores cómplices beneficiarios del viejo sistema, la situación era clara “Atracaron la FAFI”, mientras el centro de estudiantes no decidía aún que lado estirar el carro, y se “pasaban analizando o algo así” teniendo como líder a un presidente que nunca piso tierra y un vice exageradamente pasivo, los compañeros dijeron un contundente NO a los exámenes que eran dados de forma claramente irregular. Y gritaron. Y expulsaron a los policías. Y durmieron en los fríos pasillos. Y custodiaron nuestra casa de estudios noche y día.
Lo simpático
Ya logrado que el consejo de la FAFI suspenda los exámenes, nuestro presidente del centro continuaba rindiendo por temor a represalias, no participando de las manifestaciones pacíficas y en momentos cuando su firma era necesaria para notas y reclamos se tendría que ubicar su residencia, quitarlo de la cama y llevarlo a la universidad hecho corroborado por su propio vicepresidente o en otro caso simpático también nuestro vice fue a darse un viaje de algunos días al exterior, así, el centro se desplomó en el momento mas duro. O sea. ¿Qué centro?
Pero surgieron verdaderos líderes creativos, auténticos compañeros de lucha, quienes convocaban a todos los compañeros por todos los medio posibles, nos indicaban las mejores opciones, guiaban a los dudosos y trazaban sistemas plausibles para evitar entregar la FAFI a las personas indeseables e impresentables.
Una victoria.
Fue duro, pero en el último día del año, se logró. El esfuerzo extraordinario de algunos compañeros, ciertos profesores y pocos administrativos resultaron en la normalización administrativa de la FAFI y hoy en día disfrutamos de una cierta institucionalidad.
Pero cabe destacar que esto no fue un cheque en blanco entregado a los actuales directivos, si no por el contrario, un sumo compromiso para mejorar las gigantescas falencias que nos torturan años tras años en la FAFI, urgimos por una suma y urgente reestructuración minuciosa, ya sea en el ámbito docente, como en lo administrativo, en la adecuación de una estructura adecuada, en un proyecto de una universidad inclusiva con fines sociales, nobles y dignos, y no ser un simple colegio pyhare, una sucursal del centro regional y una fábrica de pseudoprofesionales apáticos, sin ningún tipo de capacidad para colaborar realmente con un país que tanto nos necesita.
Creo que como alumno de la FAFI, aún debo mucho a la institución y hay muchas cosas por hacer, de hecho no va a ser fácil, muchos de los personajes que tanto estorbaron aún estarán y quizás compitiendo más fuerte, pero las cosas son así. Ojala que los compañeros hayan aprendido algo del año pasado y no comentan más los mismos errores. Y me despido con esta frase del Dramaturgo y Cineasta español Jacinto Benavente “Una cosa es continuar la historia y otra cosa repetirla”

(*) A lo largo el ensayo, se presentan cuadros de Pablo Picasso

Publicar un comentario