Frases de Periodismo

"
El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las amantes advertidas y al Gobierno inquieto" Frase de Francisco Umbral

Escucha Ñn Radio On Line

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Bienvenido hermano extranjero

Escribe: Ricardo Steimberg
risterecargado.blogspot.com
chachoriste@hotmail.com

Cada tanto leo, en los comentarios que hacen los lectores, en las páginas digitales o en la red social Facebook, ciertas acotaciones que me indignan, con respecto a tal o cual hecho que involucre directa o indirectamente a personas venidas del exterior. Si bien son hechos esporádicos, pareciera que la gente estuviera esperando que algo malo ocurra para abalanzarse sobre los extranjeros, como si fuera una jauría salvaje. 

Despotricar amargamente contra los extranjeros es un poco también como escupir para arriba, ya que todos los nacidos, en Paraguay, de una manera u otra descienden o tienen algún parentesco con europeos, asiáticos y hasta africanos. Los únicos paraguayos verdaderamente puros son nuestros aborígenes. 

Ellos tienen solamente el honor de habitar el suelo patrio, mucho tiempo antes que los invasores españoles. Sin embargo hoy en día tienen que mendigar, ante las autoridades, un mísero espacio de terreno, en donde poder vivir. Paradójicamente ellos que eran los dueños absolutos de la tierra, ganadas a sangre y fuego, la perdieron de la misma forma. 


Pero volviendo al tema, solo la gente muy ignorante o la poseedora de un falso nacionalismo, bastante retorcido, tienen semejantes ideas, en sus locas cabecitas. El problema es que hay muchos de ellos y por desgracia, cada día nacen más, teniendo en cuenta que la educación de Paraguay pasa por una fase oscura, en donde ni los profesores se salvan de las sombras del temible analfabetismo funcional.


No se le puede sacar así como así todos los méritos que han tenido, tienen y tendrán en el futuro, los extranjeros, en su humilde contribución al crecimiento y progreso de este país. Claro no todos fueron santos, desde ya que muchos aventureros de todas las nacionalidades arribaron a estas tierras, atraídos por la fama de mucha ganancia en poco tiempo. 

Amparados, desde ya, por el poco respeto hacia la ley, que tenían la mayoría de sus habitantes. Esto hizo que aquí reinara a sus anchas, la impunidad. En especial para aquellos extranjeros que traían buen dinero y que para que funcionara la rosca corrupta, invariablemente debían asociar a la autoridad gobernante de turno. Nunca los extranjeros cometían sus tropelías sin el visto bueno del mandamás del momento.



Pero la mayoría de ellos, gente que quiso hacer de su vida y la de sus semejantes, algo mejor; esa sí que dejó una huella prácticamente imborrable en los hijos de esta nación. Hacer una lista de ellos sería muy injusto ya que siempre faltaran nombres, por culpa de la mala memoria.

Pero si comenzamos a desenredar la madeja de los recuerdos, nos encontramos que la letra del Himno Nacional Paraguayo la escribió el uruguayo Francisco Acuña de Figueroa y la música fue compuesta por el francés Francisco S. de Dupuis. Esto es solo el punto de inicio de mucha gente valiosa, que dio su aporte sincero y desinteresado en beneficio de toda la sociedad.


Hablar del suizo Moisés Bertoni, de la española Josefina Plá, del italiano don Vicente Scavone, es solo citar a algunos de ellos, a los que no quería nombrar solo para no olvidarme del resto, pero para no cometer ese pecado, prefiero nombrar a las colectividades como grupo potenciador del progreso.

Tomemos por ejemplo, el caso de los alemanes menonitas. Hasta hace muy poco tiempo nadie hubiera pensado que una de las regiones más hostiles a la vida humana, en todo el planeta, sería domada por esta laboriosa gente. Allí crearon una cuenca lechera casi única en la región.

Producción de carne, campos de soja, trigo y demás cereales, una industria frigorífica de punta, tanto como una industria fideera de igual tenor. Tras estos primeros logros, abrieron el campo para otras industrias, así como la venta de diferentes servicios. Día a día ofrecen más oportunidades de trabajo a nuestra gente, al reinvertir sus ganancias en el país.


Algo parecido ha ocurrido con la colonia japonesa, quienes introdujeron muchas de las verduras y frutas que hoy en día consumimos, casi sin saberlo. Fueron los primeros en adoptar el sistema de siembre directa, cuando esto era impensado en su momento. Logrando con la soja, cosechas muy fuera de los padrones comunes.

Italianos, ingleses, franceses y suizos, aportaron los conocimientos en varios rubros, siendo la construcción uno de los más importantes luego de la guerra grande. Muchos de sus apellidos aún siguen vigentes a través de sus descendientes. Siendo en algunos casos como el de Pedro Bruno Guggiari, uno de los mejores intendentes de Asunción, hijo de un inmigrante de origen suizo. 

Coreanos, chinos y libaneses, por su lado, han fortalecido el comercio interno y externo al invertir en negocios de informática, vestimenta, juguetería y supermercados, entre los principales ramos y han creado, bajo su esfuerzo, fuentes de trabajo para miles de nuestros compatriotas. 

Los brasileros y “brasiguayos”, que no vinieron, si no que fueron llamados, para cultivar la tierra, porque la mayoría de la población se apelotonaba en Asunción y de ahí no se querían ni mover. Ellos voltearon miles de árboles para poder sembrar, con los abusos del caso, pero crearon a su vez, cientos de aserraderos que proveyeron de madera a los nativos y a puertos extranjeros. 

Hablar de la soja paraguaya, hoy es muy fácil, como también reclamar sus tierras cuando en esa época, nadie las quería. Pero fueron ellos quienes, con luces y sombras, pusieron a Paraguay entre los 4 más grandes productores de esta legumbre. Ellos no son santos, ni mucho menos, pero si son trabajadores y muchos deberían imitarlos. 

En cuanto a mis compatriotas no agregaré mucho, pero es sabido que casi el 50% de los nacimientos del departamento de Ñeembucu y en mucho menor medida, de las zonas costeras de Itapúa y Alto Paraná, los nacimientos se dan en los hospitales argentinos porque allá la atención es gratuita, y son tratados como seres humanos, tengan o no dinero. 


No son los extranjeros los que causaron los problemas que ahora padecemos y ni los culpables de muchos de nuestros padecimientos que actualmente soportamos. Una buena dosis de autocrítica general no vendría mal. Nosotros somos el verdadero problema, no ellos. Todos sabemos cuáles son nuestros defectos pero es duro reconocer. Siempre es mucho más fácil tirarle la culpa a otro que asumirlos. 

En realidad, tengo que aclarar, que yo casi nunca tuve grandes dramas, al respecto, pero si he tenido que soportar algunos chispazos de xenofobia cruel, especialmente debido a mis opiniones generalmente ácidas, sobre algún determinado tema. Era en esos momentos que yo me preguntaba para mis adentros si era verdad lo que anunciaba Carlos Sosa en su canción: “Bienvenido hermano extranjero”.

1 comentario:

Seong Je Park dijo...

echarle la culpa de todo al extranjero me suena a historia repetida con consecuencias desastrosas que ocurrió no hace mucho, tal vez 70 años atras... cualquiera que sepa alguito de historia sabe a lo que me refiero.